Científicos revelan las primeras estructuras que existieron tras el Big Bang

La fase de inflación del universo temprano es un misterio, pero una porción más pequeña que un protón muestra la primera billonésima de segundo luego del Big Bang, según estudio.

Los científicos calculan que el universo empezó a existir hace 13.800 millones de años a causa de un gran estallido de materia elemental. Foto: NASA
Los científicos calculan que el universo empezó a existir hace 13.800 millones de años a causa de un gran estallido de materia elemental. Foto: NASA
Ciencia LR

En física teórica, la inflación cósmica es la etapa primigenia del universo en la cual el espacio-tiempo se expande hacia todas partes por igual, explicando así la distribución uniforme de materia y radiación. Para comprender los demás detalles acontecidos en esta etapa, los científicos se han valido de diversas técnicas, aunque todavía no existe una respuesta irrefutable, tan solo hipótesis.

Sin embargo, un equipo de expertos, del Instituto de Astrofísica en Georg-August-Universität Göttingen (Alemania) y el Departamento de Física en la Universidad de Auckland (Nueva Zelanda), ha efectuado una simulación de alta gama de un fragmento del universo un millón de veces más pequeño que el protón. De esta manera, revelaron las estructuras densas que se formaron a partir de la primera billonésima de segundo luego del Big Bang, según se estima.

Los resultados del estudio están alojados en Physical Review D, revista científica estadounidense.

Mediante el experimento, los firmantes del artículo encontraron que las partículas cuánticas llamadas inflatones poblaban el universo en forma de bultos o estructuras extravagantes, cuyo peso variaba entre algunos gramos y 20 kilogramos, concentrados en espacios ínfimos.

SImulación por computadora de grupos de inflatones. Foto: Jens Niemeyer / Universidad de Göttingen

“Estamos descubriendo esta fase increíblemente compleja en el universo muy temprano, que apenas está comenzando a entenderse correctamente”, dijo emocionado Richard Easther, profesor de física en la Universidad de Auckland, coautor del reciente estudio.

Los físicos postulan que los inflatones se relacionan a los campos de energía surgidos a través del Big Bang; aquellas fluctuaciones habrían generado las enormes galaxias vistas hasta hoy.

Además, los agujeros negros pudieron haberse creado luego de que los bultos citados colapsaran por su propio peso o, inclusive, estos serían candidatos a conformar la materia oscura, aquello que representa el 80 u 85% de toda la materia.

Easther señaló al medio especializado Livescience que “los agujeros negros primordiales son una posibilidad intrigante en este punto; pueden conducir a un nuevo comportamiento, pero también proporcionarían nuevos controles para probar el modelo”.

No obstante, pese a que esas regiones finitas tendrían registros en el universo actual, el trajín para detectarlos requiere de muchísima paciencia.