COVID-19: ¿La vacuna está funcionando si no produce efectos secundarios?

Según los CDC, el cansancio, las náuseas o la fiebre son algunos signos de que el organismo está desarrollando protección tras la vacunación. ¿Qué sucede si no los sentimos?

Tres expertos de los Estados Unidos analizaron la relación de los efectos secundarios de las vacunas con su efectividad en las personas. Foto: AFP.
Tres expertos de los Estados Unidos analizaron la relación de los efectos secundarios de las vacunas con su efectividad en las personas. Foto: AFP.
Ciencia LR

Hay gran cantidad de desinformación acerca de las vacunas contra el coronavirus que va circulando y compartiéndose día a día, sobre todo por internet. Por ello, es importante comprobar los datos que recibimos con la opinión de expertos en epidemiología o fuentes oficiales cuyo nivel de confiabilidad sea elevado.

Paul Offit, director del Centro de Educación sobre Vacunas del Children’s Hospital of Philadelphia; Glenn Rall, inmunólogo del Fox Chase Cancer Center; y Sarah Coles, médica de familia y profesora asistente de la Facultad de Medicina de la Universidad de Arizona, respaldaron que no hay evidencia de que la ausencia de efectos secundarios de la vacuna signifique haber experimentado una inmunización deficiente.

Según los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) de los Estados Unidos, estos son los efectos secundarios más comunes luego de la inoculación para generar anticuerpos anti-COVID-19:

  • En el brazo donde se recibió la vacuna: dolor, hinchazón y enrojecimiento.
  • En el resto del cuerpo: cansancio, dolor de cabeza, dolor muscular, escalofríos, fiebre y náuseas.

“Los efectos secundarios después de la segunda dosis pueden ser más intensos que los que experimentó después de recibir la primera”, se aclara en la página web de la citada agencia del Departamento de Salud y Servicios Humanos. No obstante, esas reacciones desaparecen en unos días y son naturales.

Respecto a los ensayos clínicos de las inmunizaciones, en promedio, menos de la mitad de participantes se quejó de tener alguna dolencia grave o moderada, resaltó el medio Medicalxpress.

“Las vacunas aún funcionan incluso si no tiene efectos secundarios (...). “Si bien muchos tienen efectos secundarios, muchos no los tienen”, expresó Coles.

Por su lado, Offit dijo que no está de acuerdo en que la falta de fiebre o dolor de cabeza sea motivo de preocupación. “No existe una fuerte correlación entre las dos cosas”, añadió el científico.

“Normalmente no vemos efectos secundarios apreciables después de la vacunación”, sostuvo Rall, aunque las tasas de reacciones adversas en personas que reciben dos dosis se declaran con más frecuencia. De todos modos, estas no escapan de los parámetros conocidos, pues los impactos resultan ser transitorios.