Astrónomos detectan extraños movimientos de un agujero negro supermasivo

Mediante una técnica muy precisa se descubrió que un agujero negro supermasivo, cuya masa supera en tres millones la del Sol, permanece vagando en el espacio.

El movimiento del agujero negro supermasivo se debería a que pertenece a un sistema binario de masa colosal. Foto: Sloan Digital Sky Survey (SDSS)
El movimiento del agujero negro supermasivo se debería a que pertenece a un sistema binario de masa colosal. Foto: Sloan Digital Sky Survey (SDSS)
Ciencia LR

Otro misterio del universo. Un conjunto de investigadores del Centro de Astrofísica/Harvard & Smithsonian (Massachusetts, Estados Unidos) ha confirmado “el movimiento peculiar” de un agujero negro supermasivo a una velocidad aproximada de 160.000 km/h en el centro de la galaxia J0437 + 2456, mapeada a 230 millones de años luz de la Tierra.

El método de detección se llevó a cabo con datos de seguimiento del Observatorio de Arecibo (Puerto Rico), desmantelado por fallas en su estructura; y Gemini, dos aparatos tecnológicos que forman parte de una cooperación internacional desde el año 2000.

Las conclusiones de este reciente estudio están alojadas en la revista especializada Astrophysical Journal.

“Estos resultados dejan en claro que el SMBH (supermassive black hole) no está en reposo con respecto a la velocidad sistémica de la galaxia”, escribieron los firmantes del documento científico.

Enseguida, dejaron abierta la posibilidad de que este ingente fenómeno responda a la fusión de dos galaxias o se trate de un sistema binario de agujeros negros supermasivos que se están atrayendo gravitatoriamente.

En palabras de Dominic W. Pesce, becario posdoctoral y líder del estudio, el evento le sorprende porque estas regiones enigmáticas del universo “son tan pesadas que es difícil ponerlas en marcha”.

Cuando su equipo de investigadores utilizó una técnica muy precisa basada en el montaje de una red de antenas radiales —interferometría de línea de base muy larga (VLBI)—, examinaron las posiciones de 10 núcleos galácticos: nueve de ellos permanecían estacionarios, mientras que el restante se mostraba inquieto.

Jim Condon, experto del Observatorio Nacional de Radioastronomía, expresó que, de haber una unión de masas entre dos agujeros negros supermasivos, lo que han podido detectar es el retroceso de uno de ellos o su estabilización.

La identificación comprobada de agujeros negros supermasivos binarios continúa siendo una deuda de los astrónomos. Sin embargo, Pesce cree que el de la galaxia J0437 + 2456, cuya masa supera en tres millones al Sol, asoma como un candidato.

No son estrellas: captan imagen del cielo que revela miles de agujeros negros

Un equipo internacional de astrónomos utilizó la red de radiotelescopios de baja frecuencia LOFAR, que consta de 52 estaciones ubicadas en nueve países, para examinar un sector del cielo del hemisferio norte. Tras combinar 256 horas de observaciones, detectaron 25.000 agujeros negros supermasivos.