Encuentran a tiburón que crea su propia luz y científicos no saben el porqué

Desde la década de 1980 se sospechaba que el tiburón cometa brillaba en las profundidades del océano, pero no fue hasta la actualidad que se hallaron las pruebas.

El Dalatias licha, por su nombre científico, es el único miembro de su familia de tiburones que se encuentra al fondo del mar. Foto: Mallefet et al., Front. Mar. Sci., 2021
El Dalatias licha, por su nombre científico, es el único miembro de su familia de tiburones que se encuentra al fondo del mar. Foto: Mallefet et al., Front. Mar. Sci., 2021
Ciencia LR

En la elevación submarina de 1.000 kilómetros llamada Chatham Rise, ubicada en Nueva Zelanda, se ha determinado que el tiburón cometa, Dalatias licha por su nombre científico, es el vertebrado bioluminiscente (animal capaz de generar su propia luz) más grande. Esta especie marina habita en las zonas crepusculares del océano, al igual que el tiburón linterna de vientre negro y el tiburón linterna del sur.

Los resultados se publicaron en un estudio subido a Frontiers in Marine Science. Participaron investigadores del Instituto de la Tierra y la Vida en la Université catholique de Louvain (Bélgica) y del Instituto Nacional de Investigación del Agua y la Atmósfera (NIWA, Nueva Zelanda).

“Ahora es cada vez más obvio que la producción de luz en profundidad debe desempeñar un papel importante en la estructuración del ecosistema más grande (los sectores abisales) de nuestro planeta”, dedujeron los firmantes del artículo especializado.

Aunque no está comprobado al cien por ciento en tiburones, se estima que el 90% de animales que viven en la zona mesopelágica (entre 100 y 2.000 metros debajo del mar) proyectan bioluminiscencias variadas.

Desde la década de 1980 se sospechaba que el tiburón cometa brillaba en la parte honda del océano, pero no fue hasta la actualidad que se hallaron las pruebas.

Dicha especie llega a medir hasta 80 cm de largo y se alimenta de peces demersales (del fondo del mar), cefalópodos, crustáceos e incluso de tiburones de menor tamaño.

De 37 Dalatias licha, se utilizaron 13 en las observaciones de laboratorio para estudiar su bioluminiscencia. Los mantuvieron en tanques de agua fresca y fría. “Cada tiburón fue sexado, medido, pesado y fotografiado con poca luz del día y en condiciones de oscuridad”, aclararon los expertos en el apartado Materiales y métodos.

El porqué del brillo de los tiburones aún no se establece; sin embargo, se han propuesto hipótesis: el acto puede estar relacionado con la atracción de parejas o el camuflaje, al volverse poco visibles desde ciertos ángulos.