Prueban con éxito un panel solar espacial para brindar energía a la Tierra

Ciencia LR

Concepto artístico de un panel solar espacial que da energía a la Tierra. Foto: CNN
Concepto artístico de un panel solar espacial que da energía a la Tierra. Foto: CNN

Científicos del Pentágono enviaron al espacio un panel solar que logró aprovechar al máximo la radiación de Sol. Este sistema podría dar electricidad a cualquier punto del planeta.

Publicidad

Un panel solar del tamaño de una caja de pizza ha sido probado con éxito en el espacio. Científicos que trabajan para el Pentágono (Gobierno de EE. UU.) lo diseñaron como un prototipo de un sistema futuro que, según los especialistas, tendrá la capacidad de enviar electricidad a cualquier punto del planeta.

El panel fue conectado al dron no tripulado X-37B del Pentágono para convertir la luz solar en electricidad. La aeronave fue lanzada por primera vez en mayo de 2020 y dio vueltas a la Tierra cada 90 minutos, según informó CNN.

El panel, conocido como Módulo de Antena de Radiofrecuencia Fotovoltaica (PRAM), está diseñado para aprovechar al máximo la luz del Sol, ya que los paneles en la Tierra solo captan la luz blanca, debido a que la luz azul se dispersa en la atmósfera (razón por la cual el cielo es de ese color). En el espacio no hay esas limitaciones.

Científicos muestra el PRAM. Foto: CNN

“Estamos obteniendo una tonelada de luz solar adicional en el espacio solo por eso”, dijo a CNN Paul Jaffe, un codesarrollador del proyecto. Los primeros resultados se publicaron en enero en IEEE Journal of Microwaves, que mostraban que “el experimento estaba funcionando”, señaló.

Según Jaffe, los últimos experimentos muestran que el panel de 12x12 pulgadas es capaz de producir unos 10 vatios de energía para la transmisión, lo suficiente para alimentar una tableta. No obstante, el proyecto está pensado para decenas de paneles.

Dron X-37B, que llevó el panel solar espacial. Foto: Fuerza Aérea de EE. UU.

El próximo paso

Indica que si el proyecto se amplía, podría contribuir a las redes más grandes de la Tierra y distribuir energía a rincones remotos del planeta. La energía acumulada por paneles espaciales de kilómetros de ancho se podría emitir como microondas que luego se convertirían en electricidad sin necesidad de usar combustible.

Sin embargo, los científicos aún deben probar el envío de energía de regreso a la Tierra. Para ello, se requiere en la Tierra antenas de destino, las cuales enviarían una señal piloto a los paneles para que estos ‘sepan’ a dónde enviar las microondas.

“La ventaja única que tienen los satélites de energía solar sobre cualquier otra fuente de energía es esta transmisibilidad global”, resaltó Jaffe. “Puede enviar energía a Chicago y una fracción de segundo después, si es necesario, enviarla a Londres o Brasilia”.

Finalmente, el científico destacó que dicha tecnología se podría usar para mitigar los desastres naturales, cuando normalmente colapsa la infraestructura de las redes eléctricas. En esos casos, solo se necesitaría una antena receptora para recibir energía.