EN VIVO - Copa Libertadores: sigue el minuto a minuto de la final Flamengo vs. Palmeiras San Marcos - Últimas noticias del examen de admisión presencial que se realiza este sábado

Simulan 4.000 universos posibles para revelar secretos del Big Bang

Los científicos están rebobinando el universo hasta sus primeros instantes porque esperan comprender el periodo de inflación. ¿Hallarán pistas sobre la energía oscura?

Los cosmólogos han usado a la supercomputadora ATERUI II, la más veloz en el mundo dedicada a la astronomía. Foto: Instituto de Matemática Estadística (ISN) de Japón
Los cosmólogos han usado a la supercomputadora ATERUI II, la más veloz en el mundo dedicada a la astronomía. Foto: Instituto de Matemática Estadística (ISN) de Japón
Ciencia LR

El cosmos primordial se originó a partir de una gran explosión conocida como Big Bang, hace más de 13.800 millones de años, por consenso científico. En una fracción de los principios del universo, las distancias se ampliaron al menos un quintillón de veces. Pero, ¿en qué momento aparecieron la materia y la energía? ¿Cómo se veía el todo antes de nacer la tela del espacio-tiempo? Gracias a estas curiosidades, los expertos han puesto manos a la obra.

Un equipo conformado por investigadores del Observatorio Astronómico Nacional de Japón (NAOJ) y del Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC) han simulado 4.000 universos por intermedio de la supercomputadora ATERUI II, la más rápida del mundo en temas de astronomía, con el objetivo de secuenciar imágenes inmediatas al comienzo del periodo de inflación (el inicio de la flecha del tiempo).

De acuerdo a la Universidad Internacional de Valencia (España), desde 1981, la inflación plantea una expansión significativa del universo como consecuencia del inflatón, una partícula elemental hipotética.

Los resultados de este proyecto digital están alojados en la revista Physical Review D. Aquí, el grupo de firmantes ha conseguido acortar los esfuerzos de observación para distinguir las teorías del evento mencionado.

En un correo electrónico al medio Live Science, Masato Shirasaki, cosmólogo de NAOJ y autor principal del estudio, escribió: “Estamos tratando de hacer algo como adivinar una foto de bebé de nuestro universo a partir de la última imagen”.

Shirasaki, de igual modo, postuló que en el momento de extremo calentamiento primordial, o Big Bang, hubo cambios cuánticos relacionados a la distribución desigual de materia visible: algunas galaxias eran y son más densas que otras.

Por otro lado, estas variaciones de densidad habrían afectado a la posición de las galaxias a través de las etapas antiguas y actuales; así que, tomando en cuenta esta especificación, el mapear las estrellas descartaría modelos de inflación alternativas, pese a que otros procesos distintos también influyen en esta distribución.

Como la gravedad impulsa el crecimiento de las galaxias, Shirasaki creyó que dar marcha el reloj cósmico hacia atrás mediante un método de reconstrucción sería lo óptimo. “Descubrimos que es muy eficaz”, aseguró.

“Encontramos que un método de reconstrucción puede reducir los efectos gravitacionales sobre las distribuciones de galaxias observadas, permitiéndonos extraer la información de las condiciones iniciales de nuestro universo de una manera eficiente”, declaró el también profesor asistente en el Instituto de Matemáticas Estadísticas (ISN, por sus siglas en inglés) de Japón.

Aunque solo se trabaje con una décima parte de los datos de la inflación cósmica, se pueden acotar las horas de estudio referido a galaxias en otras misiones complementarias.

José Rubiño Martín, investigador del IAC en temas de cosmología, fondo cósmico de microondas y la estructura a gran escala del universo, según la agencia EFE, anunció que se están enfocando en distinguir los comportamientos de la física muy cercana a la creación.