Físicos investigan un posible portal a la quinta dimensión

Hasta ahora, solo se conocen las tres dimensiones del espacio (altura, anchura y profundidad) y la del tiempo, pero un tipo de partículas puede estar ingresando a una quinta dimensión.

La quinta dimensión podría ser una alternativa para conseguir detectar materia oscura. Foto: difusión
La quinta dimensión podría ser una alternativa para conseguir detectar materia oscura. Foto: difusión
Ciencia LR

Los científicos se han cuestionado desde la primera mitad del siglo XX qué es la materia oscura y por qué solo interactúa con la gravedad sin emitir luz. Entenderla es uno de los mayores retos de la física.

Un equipo de especialistas integrado por Adrián Carmona, de la Universidad de Granada (España); Javier Castellano Ruiz, de la Universidad Johannes Gutenberg (Alemania); y Matthias Neubert, de la Universidad de Cornell, han postulado que aquella materia invisible surge cuando un fermión es empujado a una quinta dimensión.

Los fermiones son partículas elementales de la materia ordinaria que poseen masa, es decir, componen todo lo que percibimos, vemos o identificamos. Los dos tipos de fermiones son los quarks (presentes en los núcleos atómicos) y los leptones (electrones, neutrinos y otros).

La reciente investigación se encuentra en la revista The European Physical Journal y está apoyada en una teoría de 1999 propuesta por Lisa Randall y Raman Sundrum, denominada “Jerarquía de masas grande a partir de una dimensión extra pequeña”. Allí se describe un universo de cinco dimensiones con geometría deformada.

El objetivo de este estudio es explicar la presencia de la materia oscura por intermedio de la ‘dimensión extra deformada’ (WED), una hipótesis motivada por la teoría física de supercuerdas o teoría M, la fórmula del todo, cuyo descubrimiento unificaría a las cuatro fuerzas fundamentales de la naturaleza: la interacción nuclear débil, la interacción nuclear fuerte, el electromagnetismo y la gravedad.

Hasta ahora, solo sabemos de la existencia de las tres dimensiones del espacio (altura, anchura y profundidad) y la del tiempo, pero el portal hacia una quinta dimensión deformada podría ser revelado por el paso de los mencionados fermiones, según los autores del artículo.

Para detectar este fenómeno y confirmar su hipótesis, los investigadores proponen realizar experimentos en el Gran Colisionador de Hadrones (LHC), donde las partículas fundamentales chocan entre sí y revelan secretos cada vez más fascinantes, como la aparición del famoso Bosón de Higgs (2012), partícula infinitamente pequeña vinculada al origen de la masa.

Al comprobar la solución de este acertijo de la naturaleza, estaremos cada vez más cerca de difundir la ecuación final de la física.