¿Cuánto hay que esperar para una misión tripulada a Marte?

Ciencia LR

larepublica_pe

21 Feb 2021 | 14:59 h
Aún no existe una fecha exacta sobre cuándo se destinará un viaje tripulado a Marte| Foto: Composición LR / NASA / JPL-Caltech
Aún no existe una fecha exacta sobre cuándo se destinará un viaje tripulado a Marte| Foto: Composición LR / NASA / JPL-Caltech

Luego de haber sido testigos de la llegada exitosa del Rover Perseverance a Marte, los científicos discuten cuándo el ser humano pisará por primera vez ese planeta.

Expedición a Marte. El envío de dispositivos sofisticados hacia diferentes puntos del sistema solar supone solo un ensayo previo a una misión que hasta el día de hoy no garantiza los resultados anhelados: el asentamiento de la humanidad en otro planeta.

Tras haber vencido los ‘siete minutos de terror’, periodo de incertidumbre que comprendió el descenso y aterrizaje a la atmósfera de Marte, este jueves 18 de febrero, la NASA transmitió la llegada del rover Perseverance al Planeta Rojo. Este proyecto científico enfocado en observaciones astrobiológicas escribió un punto y aparte en relación a los anteriores programas de investigación que cambiaron la historia: Viking I y II; Pathfinder; Spirit y Opportunity; Phoenix; Curiosity; e InSight. Ahora, ¿cuál es el siguiente gran paso?

Steve Jurczyk, administrador interino de la NASA, sucesor temporal de Jim Bridenstein, piensa que en el 2030 los Estados Unidos gestionarán el financiamiento con miras a establecer la primera colonia humana en tierras marcianas, probablemente sin fecha de retorno. Aunque, antes de ello, el programa Artemisa debe elevar la moral de los ingenieros aeroespaciales cuando se le dé la oportunidad a la mujer de pisar la Luna y firmar así la paridad extraplanetaria.

Steve Jurczyk asumió el cargo de jefe de la NASA el 20 de enero de 2021. Comenzó su carrera en dicha agencia en 1988 como ingeniero de diseño | Foto: NASA

¿Podemos imaginar la verdadera dimensión de las dificultades si queremos viajar al cuarto planeta del sistema solar? Los astronautas afrontarían un viaje de 225 millones de kilómetros, pero hay que considerar la posición de la Tierra y Marte. Sería absurdo intentarlo en caso las órbitas de ambos cuerpos celestes estén alejadas.

Muy aparte de la enorme distancia, la radiación cósmica afectaría a los miembros de la misión al aumentar las posibilidades de que desarrollen algún tipo de cáncer. Pese a este pronóstico, Jonathan McDowell, astrónomo del Centro Harvard-Smithsonian de Astrofísica, aseguró: “Hemos demostrado en naves espaciales en órbita terrestre la capacidad de los astronautas de sobrevivir durante un año y medio”. Este dato, no obstante, contribuye únicamente a la teoría, por el momento.

“Los astronautas pueden obtener algo llamado niebla espacial, donde tienen problemas para concentrarse o se olvidan un poco. Eso es muy similar a lo que experimentan algunos pacientes con cáncer”, había precisado Jessica Scott, especialista del Centro de Cáncer Memorial Sloan Kettering, en noviembre de 2019.

Los efectos de la microgravedad a un nivel fisiológico también preocupan. Según un artículo de revisión publicado en junio de 2015 por la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), aquella condición altera la función musculoesquelética, renal, endocrina, neurosensitiva, respiratoria y cardiovascular.

“La microgravedad representa un ambiente de estrés para los seres humanos adaptados a un ambiente de gravedad en la Tierra”, aclaran los firmantes del informe citado. Además, precisan que la distribución de los líquidos corporales cambia, al igual que las venas craneales.

Representación artísticas de modificaciones corporales asociadas a la microgravedad | Foto: Scielo

“Se observa una disminución de la densidad ósea en rangos de 1% a 2% por mes en aquellos huesos que soportan peso, como lo son las vértebras lumbares, pelvis, cuello femoral, trocánter, la tibia y el calcáneo”, se expone en el artículo científico.

Para solucionar las complicaciones por la radiación, Laura Forczyk, fundadora de la consultora espacial Astralytical y científica planetaria, dijo que la futura nave espacial deberá estar equipada con contenedores de agua para absorberla. Por otro lado, la construcción de refugios bajo tierra combatirían la falta de una magnetosfera protectora.

El presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, aún no ha elaborado un comunicado oficial en el que selle su postura, pero la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Pskai, anticipó que al menos las fases del programa Artemisa tienen el apoyo de la actual administración política.