El 76% de pacientes con COVID-19 tienen síntomas tras seis meses de reponerse

Ciencia LR

larepublica_pe

10 Ene 2021 | 19:42 h
La investigación se realizó a 1.733 personas que fueron dadas de alta en un hospital de Wuhan. Foto: EFE
La investigación se realizó a 1.733 personas que fueron dadas de alta en un hospital de Wuhan. Foto: EFE

Uno de los síntomas más comunes que presentan las personas que fueron dadas de alta del Hospital Jin Yin-tan de Wuhan, China, es la fatiga o debilidad muscular.

La revista médica The Lancet publicó este viernes 8 de enero los resultados de uno de sus más grandes estudios de seguimiento a las personas que se recuperaron del coronavirus. La investigación, realizada en un hospital de China, señala que la mayoría de pacientes presenta algún síntoma luego de seis meses de haber superado la enfermedad.

El 76% de los contagiados que lograron salir del hospital sufrieron de fatiga, insomnio, depresión, ansiedad o función pulmonar disminuida hasta medio año después de haberse recuperado de la COVID-19.

La investigación se realizó a 1.733 personas que fueron dadas de alta entre el 7 de enero y el 29 de mayo de 2020 en el Hospital Jin Yin-tan de Wuhan, lugar donde se detectaron los primeros casos de coronavirus.

La edad promedio de los pacientes era de 57 años. A todos se le hicieron diversos exámenes físicos, pruebas de laboratorio y una prueba de resistencia. A 350 se les evaluó la función pulmonar. Asimismo, les tomaron ecografías y tomografías computarizadas de tórax.

Al analizar los datos se llegó a la conclusión que el 76% de pacientes que se han restablecido experimentan al menos un síntoma, “siendo la fatiga o la debilidad muscular la más frecuente”. En segundo lugar, el 63% de recuperados tiene problemas para dormir. Por último, más de la mitad de los que fueron dados de alta presentaronanomalías residuales en las imágenes de tórax”.

“Estos estudios mejorarán nuestra comprensión de la historia natural de las secuelas del COVID-19 y de los factores o mediadores involucrados”, se puede leer en el estudio.

Además, se resalta que esto permitirá evaluar la efectividad de determinadas intervenciones terapéuticas “para mitigar las consecuencias a largo plazo del COVID-19 en múltiples órganos y tejidos”.