Expertos piden tranquilidad ante posibles alergias por vacunas contra la COVID-19

Ciencia LR

larepublica_pe

31 Dic 2020 | 3:55 h
El periodo de incubación del nuevo coronavirus varía entre dos y 14 días. Foto: AP / NIAID
El periodo de incubación del nuevo coronavirus varía entre dos y 14 días. Foto: AP / NIAID

Agencia de salud de los Estados Unidos recomienda vigilar durante 15 minutos a las personas tras ser inoculadas para identificar sus reacciones orgánicas.

Las vacunas contra la COVID-19 de Pfizer-BioNtech y Moderna, aprobadas por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA), se caracterizan por ser de las más efectivas. Sin embargo, han surgido ciertas dudas respecto a sus posibles efectos secundarios. Ante esto, los epidemiólogos hicieron un llamado a la calma.

Este miércoles 30 de diciembre, un equipo de investigadores del Hospital General de Massachusetts (MGH) aseguró que las dosis de inmunización contra el nuevo coronavirus se pueden administrar en personas con alergias moderadas o leves, pero sería óptimo “ofrecer una guía clara a los pacientes basada en la mejor información disponible”.

Por el contrario, según este nuevo estudio, la FDA recomendó no administrar vacunas a gente con antecedentes alérgicos graves a componentes de la dosis contra la COVID-19. Esto en referencia, por ejemplo, a la anafilaxia, una reacción aguda y potencialmente mortal cuyos síntomas incluyen náuseas, vómitos y dificultades respiratorias, de acuerdo con la Mayo Clinic.

Esta información fue compartida en la plataforma virtual de Journal of Allergy and Clinical Immunology: In Practice.

Por su parte, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) apuntaron que, en los 15 minutos después de haber adquirido la inmunización, los pacientes deben ser analizados con el objetivo de identificar las reacciones a la vacuna.

Aleena Banerji, experta de la División de Reumatología, Alergia e Inmunología del Hospital General de Massachusetts, apostó por fomentar la inoculación de ambas vacunas porque “son seguras”.

“Nuestras pautas se basan en las recomendaciones de las agencias reguladoras de EE. UU. y brindan pasos claros a la comunidad médica sobre cómo administrar ambas dosis de la vacuna en personas con antecedentes alérgicos”, señaló la también profesora asociada en la Escuela de Medicina de Harvard.

Pese al nivel de seguridad elevado de las vacunas de Pfizer-BioNtech y Moderna —en ensayos de fase III— contra la COVID-19, el artículo mencionó que el público ha expresado su preocupación ante la situación coyuntural.

La rareza de las reacciones alérgicas asociadas a la dosis inmunitaria radica en la siguiente estadística —en línea con lo que expone el estudio—: 1,3 por 1 millón de personas se ven afectadas, una cifra baja desde cualquier ángulo.

En resumen, los investigadores pidieron tranquilidad a los que presentan alergias inusuales hacia ciertos alimentos, medicamentos orales o látex debido a que la vacunación para doblegar a los estragos de la pandemia no les perjudicará en caso el centro de salud correspondiente los monitoree de forma eficaz. Aún queda trabajo por estandarizar los procedimientos.