COVID-19 podría contagiar en interiores en 5 minutos y a 6 metros de distancia

Ciencia LR

larepublica_pe

12 Dic 2020 | 4:00 h
Lugares cerrados, como bares o restaurantes, una vez más son señalados por la comunidad científica ante el riesgo de la transmisión por aire del coronavirus. Foto: AFP
Lugares cerrados, como bares o restaurantes, una vez más son señalados por la comunidad científica ante el riesgo de la transmisión por aire del coronavirus. Foto: AFP

“Las directrices sobre cuarentena e investigación epidemiológica deben actualizarse para reflejar estos factores para el control y prevención de la COVID-19”, llamaron autores de un estudio.

Un estudio detalló cómo funcionan los contagios de COVID-19 en el interior, en otro corolario de la transmisión de SARS-CoV-2 a través de aerosoles. En Corea del Sur se comprobó que en espacios cerrados, como bares y restaurantes, se es proclive a la infección.

En el Journal Of Korean Medical Science, a finales del mes pasado, se divulgó la investigación liderada por el doctor surcoreano Lee Ju-hyung, que se implementó a partir de entrevistas personales y recolección de datos en imágenes de televisión y de ubicación de teléfonos celulares.

Recrearon las condiciones en un restaurante en la ciudad de Jeonju, provincia de Jeolla del Norte, donde los comensales se contagiaron de coronavirus de una visitante que no residía en la ciudad.

Un estudiante de secundaria también se infectó después de cinco minutos de exposición a más de seis metros de distancia, por lo cual concluyeron que “las distancias entre el contagiador y las personas infectadas, fueron más largas que el rango de transmisión de gotas de dos metros generalmente aceptado”.

Los datos del GPS del teléfono móvil desvelaron que el estudiante se superpuso brevemente con la mujer, una vendedora de puerta a puerta. Su conexión en el restaurante fue en el primer piso el pasado 12 de junio.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) y demás organismos de sanidad han mantenido que las gotitas son la principal vía de transmisión de COVID-19 y recomiendan mantener un distanciamiento físico de al menos dos metros. No obstante, la evidencia lo ha rebatido.

“Las directrices sobre cuarentena e investigación epidemiológica deben actualizarse para reflejar estos factores para el control y prevención de COVID-19”, pidieron los autores del estudio.

El propio Lee, en las pocas veces que sale a cenar, se lleva un pequeño anemómetro —instrumento que mide en interiores la velocidad y el caudal del aire— como medida de precaución.

Número de muertos por el coronavirus SARS-CoV-2 en los distintos países según datos oficiales, el 12 de diciembre a las 11H00 GMT. Infografía: AFP

“A pesar de estar sentado muy lejos, el flujo de aire bajó por la pared y creó un valle de viento, por lo que las personas que estaban en esa línea se infectaron”, puntualizó Lee entrevistado por el diario estadounidense Los Angeles Times acerca del resultado.

Las imágenes de vigilancia demostraron que ambos (el joven y la visitante) no tocaron alguna superficie en común, como manijas de las puertas, tazas o cubiertos, pero el movimiento de un dispositivo de iluminación reveló que una unidad de aire acondicionado estaba encendido en ese momento.

“No podemos seguir usando el estándar de distancia de dos metros”, coincidió el viernes 11 de diciembre Eric Feigl-Ding, epidemiólogo y economista sanitario, en un mensaje de Twitter en respuesta a la noticia en Corea del Sur.