Científicos captan las regiones más asombrosas de las Nubes de Magallanes

Ciencia LR

larepublica_pe

06 Dic 2020 | 20:15 h
La Gran Nube de Magallanes es visible desde el hemisferio austral. Foto: NASA / APOD
La Gran Nube de Magallanes es visible desde el hemisferio austral. Foto: NASA / APOD

Las Nubes de Magallanes Grandes y Pequeñas son galaxias satélites de la Vía Láctea. Se pueden apreciar a simple vista desde la Tierra como dos manchas blanquecinas.

En los últimos años, la comunidad astronómica internacional está revisando cada rincón del cosmos sin detenerse. Muestra de ello, el 30 de noviembre, los expertos de la Organización de Investigación Científica e Industrial del Commonwealth (CSIRO - Australia) anunciaron la estructura conceptual del 83% del universo observable en 300 horas: una cifra récord.

En esa senda, un equipo numeroso de astrónomos está trazando un mapa extendido de las Nubes de Magallanes Grandes y Pequeñas mediante SMASH, una colaboración comunitaria de la Cámara de Energía Oscura (DECam) del proyecto Dark Energy Survey (DES), que cuenta con el apoyo científico de universidades en Brasil, Reino Unido, Estados Unidos, Alemania, España y Suiza.

Este Estudio de la Historia Estelar Magallánica muestreó en 50 noches un área mayor a 2.400 veces la cara visible de la Luna Llena. El artículo se aloja en la plataforma arxiv.org.

La Gran Nube de Magallanes está a 163.000 años luz de la Tierra. Está clasificada por la NASA como una galaxia espiral barrada, es decir, tiene una banda central de estrellas que brillan de un extremo a otro.

La Gran Nube de Magallanes contiene 30.000 millones de estrellas y cuenta con un diámetro de 35.000 años luz | Foto: CTIO / NOIRLab / NSF / AURA / SMASH / Nidever

Por otro lado, la Pequeña Nube de Magallanes está en promedio a 200.000 años luz de nuestro planeta. Es 100 veces más pequeña que la Vía Láctea y entre 1.000 o 4.000 millones de estrellas orbitan a su alrededor.

SMASH demuestra que el gas de las nubes colapsa y por ello van naciendo nuevas estrellas. Aquella actividad fue provocada por un choque entre ambas regiones del espacio.

Vista de la Pequeña Nube de Magallanes con SMASH | Foto: CTIO / NOIRLab / NSF / AURA / SMASH / Nidever

El astrónomo David Nidever de la Universidad Estatal de Montana explicó: “Estas galaxias satélites se han estudiado durante décadas, pero SMASH se está utilizando para trazar su estructura en toda su enorme extensión y ayudar a resolver el misterio de su formación”.

Se cree que ambas Nubes se internarán en la Vía Láctea con el correr de los años. Gracias al Observatorio Interamericano de Cerro Tololo en Chile, los astrónomos se han asombrado al ver el corazón de las formaciones estelares.

“Estos datos nos permiten mirar hacia el pasado y reconstruir cómo las Nubes de Magallanes formaron sus estrellas con el tiempo”, declaró Knut Olsen, de la Fundación Nacional de Ciencias de los Estados Unidos.