TOKIO 2020 - Sigue el minuto a minuto de los Juegos Olímpicos

Medición de CO2 y cómo “eliminar” la COVID-19: la iniciativa contra aerosoles

Adolfo Cuicas

Un equipo de la Universidad Tecnológica de Eindhoven (Países Bajos) investiga los aerosoles de los edificios deportivos. Foto: EFE/referencial
Un equipo de la Universidad Tecnológica de Eindhoven (Países Bajos) investiga los aerosoles de los edificios deportivos. Foto: EFE/referencial

“Es importante no malgastar esfuerzo y dinero en desinfectar todo”, dijo un experto. En España, con seguimiento latinoamericano, ahora miden C02 y aplican medidas novedosas contra la COVID-19.

Publicidad

Poco a poco, algunos países y organismos de salud de envergadura han aceptado la transmisión aérea del coronavirus SARS-CoV-2. En una de esas naciones, España, presentaron el grupo Aireamos.org, surgido recientemente para aportar a la reducción del contagio por aerosoles y proponer la medición de CO2.

La coalición, formada por científicos, investigadores, ingenieros, activistas y divulgadores, llevó a cabo una conferencia de prensa virtual este viernes 3 de diciembre, en la cual participaron autoridades y representantes iberoamericanos.

“Creado en los últimos dos meses, somos un grupo sin intención política ni ánimo de lucro y que lo único que nos mueve es conseguir airear las salas de los colegios, de los centros para reducir el riesgo de contagio”, afirmó Patricia Ripoll, de la asociación COVID Warriors.

En una rueda de prensa de dos horas a la que tuvo acceso La República, donde participó uno de los mayores expertos en aerosoles del planeta, el profesor José Luis Jiménez, de la Universidad de Colorado (Estados Unidos), este insistió en que debe priorizarse la observación y atención de esta vía de infección.

Como ha hecho en otras ocasiones en las que resaltó las “abrumadoras” evidencias de transmisión por aire, indicó que “las gotas solo son importantes si alguien te tosa o te estornuda en la cara”, mientras que “las fómites podrían contagiar, pero no es la forma principal de contagio”.

“Entonces es importante no malgastar esfuerzo y dinero en desinfectar todo. Simplemente hay que seguir lavándose las manos frecuentemente y, sobre todo, después de tocar objetos en sitios compartidos. Y evitar tocarse los ojos, la nariz y la boca”, expresó Jiménez.

Pruebas en España

Actualmente, en ciudades de España hay algunas pruebas piloto bajo la asesoría de Aireamos.org. En Zaragoza, por ejemplo, llevan algunos días en una labor de obtención de datos para determinar la calidad del aire en las aulas y en el transporte público.

“El poder medir la calidad del aire y utilizar los medidores de C02 nos va a permitir visualizar y ponerle cifras, datos”, señaló Natalia Chueca, consejera de Servicios Públicos y Movilidad del ayuntamiento de Zaragoza.

Una vez que tengan resultados, según explicó Chueca, van “a tomar las medidas que sean necesarias” porque “la clave está en los aerosoles”.

Gráfico sobre la manera en que las gotas de saliva pueden transmitir el coronavirus por vía aérea. Infografía: AFP

Por su parte, la concejala del Ayuntamiento de Valencia, Elisa Valía, acotó que en base a las sugerencias de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) español decidieron “dar un paso al frente y anticiparnos”.

“En la Comunidad Valenciana se ha adoptado la guía de ventilación para las aulas en los centros educativos y se ha anunciado la compra de equipos de medición CO2 para todos los cursos educativos, para garantizar que esos espacios reducidos siguen siendo seguros en el invierno y siguen siendo correctamente ventilados”, dijo.

Su meta es que sea “una guía adaptada” para toda serie de establecimientos y así evitar que sigan en aumento los casos de coronavirus SARS-CoV-2.

Por su parte, José Manuel Felisi, del Grupo Mesura, uno de los colaboradores de la Comunidad Valenciana, explicó que monitorean 42 aulas con sensores de bajo costo para luego probarlos y avalar su efectividad.

El doctor Albert Verdaguer expuso sobre la influencia de la humedad en los aerosoles de coronavirus SARS-CoV-2. Foto: captura de YouTube

Posteriormente, esos sensores “dan una huella de lo que ocurre en un aula, en un bar, un restaurante o un hotel. (...) Lo compartimos con otros grupos y hacemos recomendaciones o guías prácticas para que ayuntamientos lo puedan aplicar”, precisó.

Se trata de todo un proceso que Felisi simplificó: “Si ventilamos mejora mucho; la innovación grande es hacer lo que hacían nuestras abuelas, ventilar y hacerlo con ventilación cruzada. La instrumentación está bien, pero el 80% de los casos mejora con las recomendaciones de nuestras abuelas”.

Aunque todavía no son prácticas masificadas, ni en España ni en otro país, desde algunas instituciones han enfatizado que la disposición es ahondar en esta iniciativa contra la COVID-19. Así lo afirmó Charo Chávez, concejala de Innovación, Desarrollo Económico, Empleo y Comercio, del ayuntamiento de Valladolid.

“Desde el Ayuntamiento de Valladolid queremos ofrecer nuestra ciudad como laboratorio urbano para desarrollar este piloto que despliegue la implementación de todo el conocimiento de ventilación y su relación con la COVID-19, a través de las diversas actividades que se desarrollan en el ámbito urbano”, recalcó.

La opción “eliminadora” de COVID-19

Jiménez, doctor en Ingeniería por el MIT (Instituto Tecnológico de Massachusetts, por su sigla en inglés), habló sobre un estudio de 2019 sobre un brote de tuberculosis en la Universidad de Taipéi en Taiwán, donde las habitaciones estaban mal ventiladas.

“Se dieron cuenta de que la ventilación es muy baja y, cuando aumentan la ventilación 15 veces más, el CO2 estaba a 3.200 partes por millón (ppm); de repente baja a 600 y el brote se extingue. Es un ejemplo muy claro de una enfermedad de transmisión aérea que la puedes eliminar con la ventilación”, sentenció.

Lazy loaded component

Aclaró que hay otros casos publicados sobre la tuberculosis y el sarampión. “La COVID-19 es una enfermedad parecida, intermedia entre el sarampión y la tuberculosis sobre cuán contagiosa es, pero de resto muy similar”, agregó Jiménez.

Preguntado por este diario sobre qué tan efectivas han sido las medidas en las naciones donde aceptan los aerosoles como vía de contagio de coronavirus, se limitó a decir que “la evolución de la pandemia depende de unos factores muy complejos”.

Además, ningún Estado ha adoptado acciones de forma masiva contra los aerosoles. Ahora Aireamos.org plantea este modelo novedoso y Jiménez apuesta por una ppm “lo más baja posible”.

“El esfuerzo principal tiene que ser para limitar el contagio por la vía principal, que es el aire (los aerosoles)”, subrayó.

Más de cinco meses después de que Jiménez y más de 200 científicos le enviaran una carta a la OMS para que reconociera la transmisión aérea del coronavirus, ahora encabeza un movimiento en España. “La única forma de eliminar los aerosoles en un tiempo rápido es airear”, sostuvo el doctor Albert Verdaguer.

“La ventilación era una asignatura pendiente en todo el mundo, y esta pandemia ha destapado el pastel. Precisamente, ese es el objetivo de este grupo, coordinar diferentes maneras de cambiar esta situación lo mas rápido posible”, enfatizó José Luis Jiménez.