Descubren más pruebas de habitabilidad en las lunas heladas de Júpiter

Ciencia LR

larepublica_pe

03 Dic 2020 | 15:13 h
Júpiter, el quinto planeta del sistema solar, tiene una masa 318 veces mayor que la de la Tierra. Foto: NASA
Júpiter, el quinto planeta del sistema solar, tiene una masa 318 veces mayor que la de la Tierra. Foto: NASA

Si bien la NASA ya había propuesto a Europa, satélite de Júpiter, como una candidata a albergar vida, ahora un equipo de investigadores resalta un hallazgo en otras de sus lunas.

En junio, los científicos del Laboratorio de Propulsión de Chorro de la Administración Nacional de Aeronáutica y el Espacio (NASA) habían confirmado a Europa, satélite de Júpiter, como el lugar más probable para desarrollar vida en el sistema solar. Encélado, la sexta luna más grande de Saturno, también viene siendo considerado por sus columnas de vapor de agua y capas de hielo.

Una reciente investigación conjunta de la Universidad Complutense de Madrid, la Universidad de Oviedo y el Centro de Astrobiologı́a (CSIC-INTA) —las tres instituciones ubicadas en España— sugiere una lista más amplia tras detectar un hidrato de gas, o ‘hielo de relleno’, asociado a elementos químicos que generan vida.

El artículo científico escrito por los especialistas Fernando Izquierdo-Ruiz, Manuel Recio y Olga Prieto-Ballesteros se puede leer en ACS Earth and Space Chemistry.

Según Izquierdo-Ruiz, el autor principal de la presente investigación, el dióxido de carbono podría moverse en las estructuras de hielo, por lo que el hidrato de gas la atravesaría. “En las lunas heladas se forma entre la roca del fondo del océano lunar y el agua”, añadió.

Un caso especial es el de Ganímedes, que se caracteriza por ser el cuerpo celeste alrededor del Sol con más agua líquida bajo la superficie helada, conforme a los datos recabados del veterano Telescopio Hubble.

El diámetro de Ganímedes, luna de Júpiter, es un 8% mayor que el de Mercurio, pero tiene el 45% de su masa | Foto: NASA

La masa de agua de Ganímedes registraría unos 100 kilómetros de profundidad, diez veces más que los mares más hondos del planeta Tierra. Esta conclusión fue descrita por la NASA en la revista Journal of Geophysical Research: Space Physics (marzo, 2015).

En aquel año, la geóloga planetaria Olga Prieto, una firmante del artículo actual, había destacado que los datos encajaban bien. “Se trata de un resultado importante porque afianza la idea de que ese océano de agua líquida existe, pues contamos con evidencias indirectas”, declaró al medio El Mundo.

Ella forma parte de la misión JUICE (Exploradora de las lunas heladas de Júpiter), en cuyo caso la Agencia Espacial Europea (ESA) buscará lanzar una sonda al entorno joviano en el 2022. De ser así, el dispositivo llegaría en el 2029.

Io, Europa y Calisto, lunas galileanas del gigante gaseoso, también estarán en la mira de los expertos. En 2032, JUICE orbitará a Ganímedes; por tal motivo, se convertirá en la primera nave espacial en volar a un satélite distinto al de la Tierra.

“Los hidratos de gas tienen la capacidad de almacenar moléculas que incluyen elementos esenciales para la habitabilidad planetaria. De ahí su gran interés astrobiológico”, precisó Prieto-Ballesteros este mes.