Hallan indicios de una ‘quintaesencia’ que se expande en el universo

Ciencia LR

larepublica_pe

02 Dic 2020 | 21:19 h
Un registro de la radiación de fondo de microondas tomada por el Telescopio Espacial Plank | Foto: ESA
Un registro de la radiación de fondo de microondas tomada por el Telescopio Espacial Plank | Foto: ESA

Si la energía oscura surgiera de la ‘quintaesencia’, el universo dejaría de aumentar su volumen y, finalmente, un ciclo de contracción volvería todo a como era desde los inicios cósmicos.

La tasa de expansión del universo, también llamada la Constante de Hubble —o La ley de Hubble-Lemaître—, dicta que el espacio va aumentando 70 km por segundo por megaparsec, equivalente a 3,26 millones de años luz. Los científicos han intentado explicar este fenómeno mediante la energía oscura, pero no está nada esclarecido.

Los investigadores Yuto Minami, de la Organización para la Investigación en Física de Altas Energías con Aceleradores (KEK) en Japón, y Eiichiro Komatsu, miembro del Instituto Max Planck para Astrofísica en Garching, Alemania, sugieren la existencia de una ‘quintaesencia’ cósmica, una hipotética energía del vacío. Ellos se valieron de datos proporcionados por la misión Planck de la Agencia Espacial Europea (ESA)

El dúo de cosmólogos postula que en las observaciones del fondo de radiación de microondas, los rastros electromagnéticos del Big Bang, se pueden detectar esa enigmática fuerza que, de estar relacionada con la energía oscura, podría ocasionar un Big Crunch, es decir, un evento de contracción cosmológica.

El estudio ha sido publicado en Physical Review Letters gracias a información científica del 2013.

Conforme a la revista Nature, los cosmólogos más entusiastas también defienden la idea de que la energía oscura está hecha de la ‘quintaesencia’ o éter, “el nombre que los antiguos filósofos griegos dieron a un pensamiento material invisible para llenar todo el espacio vacío del universo”.

Albert Einstein, por su parte, había asegurado en el año 1905 que el éter no era necesario para explicar la propagación de la luz en el vacío, aunque en 1916 lo volvió a considerar —parcialmente—, tras la teoría de relatividad general. Aquello lo explican Alejandro Cassini y Marcelo Leonardo Levinas, de la Universidad de Buenos Aires, en un documento especializado de abril.

Sean Carroll, físico teórico del Instituto Tecnológico de California, en Estados Unidos, declaró a Nature que ahora habrá más confusión respecto a esta nueva conjetura sobre el destino cosmológico. “No tenemos ni remota idea sobre cómo va a acabar el universo”, señaló.

Un grupo disidente, al que pertenece Carrol. pide optar por la cautela antes de dar a entender un anuncio tan trascendental. De ser cierto, esto llevaría a repensar una edad para el universo, sumado al comportamiento de las partículas y otras peculiaridades.