Encuentran a una extraña galaxia atrapada en lo más profundo de la Vía Láctea

Ciencia LR

ediciondigital@glr.pe larepublica_pe

21 Nov 2020 | 17:31 h
Representación artística de la Vía Láctea y la posición del Sol. Al medio, se puede apreciar una zona marcada en rojo donde estaría la galaxia fósil de Heracles. Foto: Danny Horta-Darrington (Liverpool John Moores University), NASA/JPL-Caltech y SDSS
Representación artística de la Vía Láctea y la posición del Sol. Al medio, se puede apreciar una zona marcada en rojo donde estaría la galaxia fósil de Heracles. Foto: Danny Horta-Darrington (Liverpool John Moores University), NASA/JPL-Caltech y SDSS

La formación estelar fue denominada ‘Heracles’ y los astrónomos no la habían detectado antes porque pareciera estar escondida por su ubicación.

Hace poco, en el Centro de Astronomía de la Universidad de Heidelberg (Alemania), la Universidad John Moores de Liverpool (Reino Unido) y la Universidad de Harvard (Estados Unidos), los científicos propusieron la existencia de una colisión de nuestro vecindario cósmico contra una galaxia denominada ‘Kraken’. A través de una red neuronal, fueron esclareciendo más detalles del ‘arbol genealógico’ del asentamiento humano en el universo.

Usando datos del Experimento de Evolución Galáctica del Observatorio Apache Point (APOGEE), de Sloan Digital Sky Surveys —proyecto de sondeo astronómico fundado por la Universidad de Chicago—, un amplio equipo de investigadores descubrió una estructura fósil en las profundidades de la Vía Láctea a la que han llamado ‘Heracles’, cuyos restos se aprecian a través de un halo esférico.

Aquellas galaxias pudieron haber chocado hace diez mil millones de años. Este reciente estudio ha sido subido a la plataforma de arXiv.org.

Imagen de la Vía Láctea vista desde la Tierra. Los anillos rojos representan la extensión aproximada de Heracles | Foto: Danny Horta-Darrington (Universidad John Moores de Liverpool), ESA / Gaia y SDSS

APOGEE consiguió referenciar a ‘Heracles’ por intermedio de espectrografía infrarroja. A lo largo de una década, la mencionada tecnología ha estudiado a cerca de medio millón de estrellas. Así, los expertos separaron las esferas de plasma secundarias de las primarias al tomar en cuenta las composiciones químicas otorgadas.

Ricardo Schiavon de la Universidad John Moores de Liverpool (LJMU) en el Reino Unido, uno de los autores del documento, enfatizó en haber prestado atención al movimiento de los astros para alcanzar el objetivo.

Sin embargo, calificó el esfuerzo como “extremadamente difícil”, porque las estrellas se posan en el centro de la Vía Láctea, es decir, se ocultan entre nubes de polvo interestelar.

La idea es apoyada por Danny Horta, primer firmante del artículo, al comparar el hallazgo con “una aguja en un pajar”. “Estas estrellas son tan diferentes que solo podrían haber venido de otra galaxia. Al estudiarlas en detalle, podríamos rastrear la ubicación precisa y la historia de esta galaxia fósil”, comentó.

Los astrónomos creían que galaxias como la nuestra deberían ser relativamente tranquilas, pero la evidencia está revelando lo contrario. La Vía Láctea ‘canibalizó', en ese sentido, a 20 grupos más pequeños: 15 de ellos, con cien millones de estrellas; otros cinco, con diez millones.

Aquello sugiere una reconstrucción detallada del ‘árbol de fusión primigenio’, cuando el cosmos todavía definía su forma.

“Como nuestro hogar cósmico, la Vía Láctea ya es especial para nosotros, pero esta antigua galaxia enterrada en su interior la hace aún más especial”, expresó Schiavon.

Por otro lado, la portavoz de Sloan Digital Sky Surveys, Karen Masters, aseguró que los resultados se adquieren con el respaldo de la “ciencia asombrosa” y los años de estar inmersos en la misión.

En palabras del Dr. Diederik Kruijssen, comprometido con la investigación de ‘Kraken’, había subrayado que la historia de las fusiones galácticas requieren mediciones exactas porque los cúmulos se van reorganizando y comúnmente se les pierde el rastro. Por tal motivo, el mantenimiento de APOGEE significará el éxito o el fracaso de las siguientes agendas de mapeo.

Video Recomendado