Descubren transmisión humana en brote de un misterioso virus en Bolivia

Ciencia LR

ediciondigital@glr.pe larepublica_pe

17 Nov 2020 | 17:04 h
Un trabajador boliviano en la frontera con Argentina. En Bolivia, hasta ahora, no se han pronunciado tras este anuncio de los CDC sobre el virus detectado en Chapare. Foto: AFP
Un trabajador boliviano en la frontera con Argentina. En Bolivia, hasta ahora, no se han pronunciado tras este anuncio de los CDC sobre el virus detectado en Chapare. Foto: AFP

El virus Chapare aún es desconocido, pero se sabe que produce fiebre hemorrágica con síntomas similares al ébola. Se cree que la saliva o el semen pueden contagiar.

Un grupo de investigadores de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por su sigla en inglés) de Estados Unidos han descubierto que un enigmático virus, hallado en Bolivia, puede propagarse de persona a persona en entornos de atención médica.

Así arrojaron los resultados de una investigación que fueron presentados este lunes 16 de noviembre por la Sociedad Americana de Medicina e Higiene Tropical (Astmh), refirió el portal especializado EurekAlert.

El virus Chapare, como ha sido denominado por el municipio en que se registró el primer brote en 2004, dejó al menos cinco contagiados en 2019, tres de los cuales fallecieron. Estas infecciones llevaron a los CDC a movilizarse para evaluar la situación.

Comprobaron que el año pasado dos pacientes infectaron a tres trabajadores de la salud de La Paz (capital de Bolivia). Una de esas personas enfermas y dos de los sanitarios fueron quienes perdieron la vida.

“Nuestro trabajo confirmó que un joven médico residente, un médico de ambulancia y un gastroenterólogo contrajeron el virus después de encontrarse con pacientes infectados”, afirmó Caitlin Cossaboom, epidemióloga de División de Patógenos y Patología de Consecuencias Altas de los CDC, al diario británico The Guardian.

Solo se había documentado un pequeño brote del virus en Chapare hace 16 años, cuando un agricultor de 22 años falleció luego de padecer dolor de cabeza, molestias articulares y musculares, vómitos y hemorragia.

Inicialmente solo se sabía que era un virus raro perteneciente a una familia de los arenavirus —generalmente vinculados a enfermedades transmitidas por roedores—, que producía una fiebre hemorrágica con síntomas parecidos a enfermedades como el ébola.

“Ahora creemos que muchos fluidos corporales pueden potencialmente portar el virus”, puntualizó Cossaboom. Por el momento, se desconoce dónde se originó el virus y cómo infecta a los humanos. Asimismo, solo se estima que los roedores se erigen como el agente transmisor.

Ante esta situación, Cossaboom exhortó a todas las personas que atiendan casos sospechosos a tener mucho cuidado para evitar el contacto con elementos que puedan estar contaminados con sangre, saliva o semen.

Síntomas del virus

Todavía hay mucho que no se conoce sobre el virus Chapare, como la probabilidad de brotes más grandes en Bolivia o, incluso, en otras partes de América del Sur.

Acerca de los síntomas, Cossaboom precisó que las personas contagiadas por el brote de 2019 sufrieron fiebre, dolor abdominal, vómitos, encías sangrantes, erupción cutánea y molestias detrás de los ojos.

A pesar de la sintomatología similar con otros patógenos, como el ébola, los especialistas sostienen que no se propaga fácilmente. Colin Carlson, investigador de la Universidad de Georgetown (Estados Unidos), apuntó que rara vez las fiebres hemorrágicas se extienden como las enfermedades respiratorias.

“Esto se debe a que los síntomas de la fiebre hemorrágica generalmente aparecen poco después de las infecciones (a diferencia de los largos períodos de incubación de las enfermedades respiratorias), y el contacto directo con los fluidos corporales generalmente es necesario para contraer una enfermedad hemorrágica”, dijo.

En declaraciones a Live Science, señaló que los virus que circulan en poblaciones animales cercanas a los humanos, como los criados en granjas, “tienen más oportunidades de propagarse a través de las poblaciones humanas”.

“Y el cambio climático y la destrucción del hábitat están cambiando la forma en que viven los animales salvajes, enfermando a la vida silvestre y alterando la relación entre las personas y el mundo natural”, subrayó Carlson.

Video Recomendado

Lazy loaded component