Vacuna de la gripe podría reforzar inmunidad ante la COVID-19, según estudio preliminar

Ciencia LR

ediciondigital@glr.pe larepublica_pe

16 Nov 2020 | 18:26 h
La vacuna tetravalente contra la influenza está diseñada para brindar protección contra cuatro tipos de virus de la influenza. Foto: referencial / AFP

El análisis fue realizado in vitro. Los científicos tomaron muestras de sangre y les administraron la vacuna y, posteriormente, las infectaron con SARS-CoV-2.

Una investigación en Países Bajos concluyó que la vacuna contra la influenza podría reforzar el sistema inmune para combatir y eliminar el nuevo coronavirus. Los resultados indican además una protección de hasta un 39% en pacientes inmunizados contra la gripe.

Se trata del primer análisis que toma en cuenta esta comparación a nivel molecular, pero aún no ha sido revisada por otros científicos. Los investigadores que lideraron el estudio justifican su hallazgo en la hipótesis de la inmunidad cruzada.

“Utilizando un sistema in vitro, demostramos que la vacuna contra la influenza inactivada tetravalente (...) puede inducir una respuesta de inmunidad entrenada [contra la COVID-19]”, explica el artículo publicado en la revista bioRxiv.

La inmunidad cruzada se refiere a la capacidad del cuerpo humano de producir anticuerpos contra una infección pese a no haberla tenido antes. Esta capacidad sería producto de una exposición anterior a un patógeno similar al nuevo.

Por ejemplo, una persona recuperada de algún coronavirus, incluidos los que causan el resfrío común, podría ser menos propensa a desarrollar síntomas o incluso estar protegida contra el nuevo coronavirus (SARS-CoV-2). Esta teoría ha sido planteada por algunos estudios previos. Además, existen trabajos que vinculan la vacuna contra la gripe con la COVID-19.

En Italia, un equipo de expertos determinó que las personas mayores inoculadas contra la influencia tenían menos mortalidad por el nuevo coronavirus que los que no lo estaban. Lo mismo encontraron en Estados Unidos.

Doble protección

Este nuevo estudio se basa en muestras de sangre de personas sanas. Los investigadores le añadieron la vacuna de la gripe tetravalente, que combate cuatro variantes de este virus, y luego la interactuaron con el SARS-CoV-2.

El resultado fue una respuesta innata reforzada y la secreción de cierto tipo de citocinas, que en las fases iniciales de la infección ayudan al sistema inmune.

“Además, encontramos que la infección por SARS-CoV-2 era menos común entre los empleados de hospitales holandeses que habían recibido la vacuna contra la influenza durante la temporada de invierno”, describe el artículo.

Esto se traduce en que el riesgo de contraer COVID-19 es aproximadamente un 39% menor en los que se habían vacunado previamente contra la gripe, explica el autor Mihail Netea, del Centro Médico de la Universidad de Nimega.

"Es posible que se dé esta protección y que la vacuna reduzca la expansión de la COVID-19”, indica Netea, pero aclara que no se puede asegurar que el efecto sea tan grande como el observado en los pacientes holandeses.

Video Recomendado

Lazy loaded component