¿La presidencia de Joe Biden priorizará la agenda de proyectos espaciales?

Ciencia LR

ediciondigital@glr.pe larepublica_pe

14 Nov 2020 | 21:34 h
Para el presidente electo de EE. UU., Joe Biden, enfrentar la crisis climática es prioridad. Foto: Composición LR, CC BY-SA, EPA
Para el presidente electo de EE. UU., Joe Biden, enfrentar la crisis climática es prioridad. Foto: Composición LR, CC BY-SA, EPA

Donald Trump se mantuvo activo durante su gobierno si se toman en cuenta los discursos y anuncios de política espacial; no obstante, ¿Biden se involucrará lo suficiente?

Ian Whittaker, profesor de Física en la Nottingham Trent University, y Gareth Dorrian, investigador postdoctoral en ciencias espaciales en la Universidad de Birmingham —ambas casas de estudios ubicadas en Inglaterra—, publicaron un artículo en el portal The conversation sobre lo “relativamente silencioso” que ha sido el presidente electo de los Estados Unidos, Joe Biden, en referencia a la política espacial.

Ambos científicos comparan el perfil de Donald Trump con su último rival en el quincuagésimo noveno sufragio general de este martes 3 de noviembre.

“Trump estableció objetivos audaces para la exploración espacial durante su mandato, desde misiones tripuladas a la Luna y Marte hasta una Fuerza Espacial”, opinaron.

La Fuerza Espacial se creó el 20 de diciembre de 2019, está bajo el control de la Fuerza Aérea y recibió una presupuesto militar anual de $ 738.000 millones. Aquella iniciativa causó revuelo porque sus lineamientos fueron asociados a elementos clásicos de la ciencia ficción, aunque el actual mandatario de EE. UU. le haya otorgado toda la seriedad.

Lazy loaded component

Su objetivo es proteger a los satélites e instalaciones en la órbita de la Tierra. Trump había asegurado que debían tener “un dominio estadounidense en el espacio” tras bromear con la idea en un discurso pronunciado en San Diego hacia los marines (marzo).

Según datos estadísticos, entre 2018 y 2019, “la militarización del espacio ocupa la prioridad más baja en la encuesta AP-NORC con solo el 19%, y la encuesta CSPAN-IPSOS encontró que el índice de aprobación de la Fuerza Espacial es del 31%”.

Por otro lado, subrayan la futura renuncia de Jim Bridenstine a la jefatura de la NASA, la cual podría traducirse en cambios rotundos. El político republicano cogió las riendas de su despacho en abril de 2018. Desde entonces, le ha hecho frente a las críticas por no tener una experiencia oficial en la comunidad científica.

“Se necesita a alguien que tenga una relación cercana con el presidente de los Estados Unidos. Alguien en quien la administración confíe; incluida la OMB (Oficina de Administración y Presupuesto), el Consejo Nacional del Espacio y el Consejo de Seguridad Nacional”, puntualizó Bridenstein.

Whittaker y Dorrian también hacen recordar la promesa de Trump para llevar a la primera mujer a la Luna y marcar el regreso del hombre al satélite natural en el 2024, por intermedio del programa Artemisa.

Asimismo, los expertos citan a George W. Bush como el precursor de ese proyecto en el 2005, que fue cancelado por Barack Obama años después debido al alto presupuesto.

Concepto artístico de Artemis-1, misión no tripulada que forma parte del proyecto Artemisa | Foto: NASA

El documento del Partido Demócrata llamado ‘Construir una economía más fuerte y justa’ es tal vez el indicio indirecto de una preocupación direccionada a los vuelos de astronautas.

Allí se cita: “Creemos en continuar el espíritu de descubrimiento que ha animado la exploración espacial humana de la NASA, además de su investigación científica y médica, innovación tecnológica y misión educativa que nos permite comprender mejor nuestro propio planeta y lugar en el universo”.

Líneas más abajo, se puede leer que los militantes apoyan el regreso de la humanidad a la Luna e “ir más allá de Marte”, con el objetivo de expandir los estudios por todo el sistema solar.

Joe Biden se proclamó presidente electo de EE. UU. con 306 votos contra 232 de Trump | Foto: BBC

Para los firmantes del artículo de The Conversation, sería absurdo que Estados Unidos le dé la espalda a los acuerdos internacionales que comparte con las agencias espaciales de cada país. Hoy, el esfuerzo unificado de la Agencia Espacial Federal Rusa (FKA - Roscosmos), la Agencia Japonesa de Exploración Espacial (JAXA), la Agencia Espacial Canadiense (CSA) y la Agencia Espacial Europea (ESA), junto con la NASA y otros colaboradores, acciona un engranaje de cooperación difícil de replicar.

Los autores, además, sostienen que Biden priorizará la emergencia climática centrándose en misiones de observación de la Tierra, pero “todas estas posibilidades, por supuesto, se ven ensombrecidas por la crisis financiera causada por la pandemia de COVID-19”.

Finalmente, califican de ‘alivio’ el ya no tener que pelear contra tuits anticientíficos sin fundamentos de Trump sobre el nuevo coronavirus y el cambio climático. Si bien hay incertidumbres, el crédito de Joe Biden no se puede cuestionar aún porque ni siquiera hemos llegado al ansiado 20 de enero.

Video Recomendado

Lazy loaded component