Descubren que la Vía Láctea se había fusionado a una ‘galaxia Kraken’

Ciencia LR

ediciondigital@glr.pe larepublica_pe

14 Nov 2020 | 16:59 h
Representación artística de una gran galaxia engullendo a otra en su juventud. Foto referencial: NASA
Representación artística de una gran galaxia engullendo a otra en su juventud. Foto referencial: NASA

La unión de nuestra galaxia con otra de ingentes proporciones se habría producido hace 11.000 millones de años, cuando la Vía Láctea era cuatro veces menos masiva.

Para darse una idea de la ascendencia de las galaxias de tamaños medianos o grandes, los astrónomos resaltan la importancia de estudiar mediante simulaciones a las fusiones de los cúmulos más diminutos.

Un grupo de astrofísicos del Centro de Astronomía de la Universidad de Heidelberg (Alemania), la Universidad John Moores de Liverpool (Reino Unido) y la Universidad de Harvard (Estados Unidos) han analizado con inteligencia artificial a los cúmulos globulares de la Vía Láctea y una colisión desconocida con una galaxia a la que han denominado Kraken.

El estudio está alojado en la plataforma digital de la revista Monthly Notices of the Royal Astronomical Society.

Un cúmulo globular (GC) es un conjunto esférico de estrellas que gira alrededor de un centro galáctico. Los astros se atraen entre sí por una fuerte gravedad y, en lo profundo, sus densidades son altas. En nuestra galaxia se han contabilizado 150. Los investigadores los consideran ‘fósiles’ de los primeros ensamblajes de los sistemas cósmicos.

A través de la red neuronal artificial E-MOSAICS, el equipo pudo detectar la coformaciones y coevoluciones de los GC y las galaxias anfitrionas. Así, se ha logrado reconstruir un ‘árbol genealógico’ de la Vía Láctea.

Lazy loaded component

“La red utiliza las edades, metalicidades (abundancia relativa de elementos más pesados que el helio) y propiedades orbitales de los GC que se formaron en las mismas galaxias progenitoras para predecir las masas estelares”, comentan los especialistas en el resumen exhaustivo del artículo.

El Dr. Diederik Kruijssen, autor principal del estudio, explicó que la historia de la fusión de las galaxias son complicadas porque los cúmulos se reorganizan y se les pierde el rastro. Asimismo, dijo haber probado algoritmos “decenas de miles de veces” en las simulaciones y se sorprendió por la “precisión”.

Gracias a la inteligencia artificial, los científicos anticiparon las masas de las galaxias progenitoras y observaron la colisión de nuestro vecindario universal contra Kraken, un evento astronómico totalmente impactante.

Según cuenta Kruijssen, una colisión con la galaxia Gaia-Encelado-Sausage era identificada como la más imponente. Sin embargo, el cruce de la Vía Láctea y Kraken, cuando la primera era cuatro veces menos masiva hace 11.000 millones de años, echa por la borda a la anterior convención.

“Se han identificado los restos de más de cinco galaxias progenitoras. Con los telescopios actuales y futuros, debería ser posible encontrarlos a todos”, subraya el experto del Zentrum für Astronomie der Universität Heidelberg.

En total, la Vía Láctea ha ‘canibalizado’ a 20 galaxias: cinco de ellas con al menos cien millones de estrellas y otras quince que albergaban diez millones.

Los investigadores defienden que la organización de los eventos de acreción, el crecimiento por agregación de cuerpos menores, es la “reconstrucción más detallada hasta la fecha del árbol de fusión de la Vía Láctea”.

Video Recomendado

Lazy loaded component