El matrimonio de científicos detrás de la vacuna candidata de BioNTech/Pfizer

Ciencia LR

ediciondigital@glr.pe larepublica_pe

13 Nov 2020 | 17:19 h
Dr. Ugur Sahin y Dra. Ozlem Tureci fundaron BioNTech. Foto: New York Times

Esta vacuna experimental se posiciona como la más prometedora luego de que demostrara una eficacia del 90% contra la COVID-19.

La búsqueda de una vacuna contra la COVID-19 catapultó al estrellato a los fundadores del laboratorio BioNTech, Ugur Sahin y Ozlem Tureci, dos científicos alemanes de origen turco. Él es director general de la empresa y ella, directora médica. Ambos conforman un matrimonio unido por el amor a la investigación.

Recientemente, un anuncio de BioNTech confirmó que la vacuna que desarrolla junto a la farmacéutica Pfizer logró inmunizar a nueve de cada diez personas. Dicha noticia ha puesto todas las esperanzas en su proyecto, que apunta a ser la más próxima y efectiva en la lucha contra el coronavirus.

“Podría ser el comienzo del fin de la era COVID”, dijo Sahin tras el comunicado. En una entrevista concedida para The Guardian este jueves, el doctor recalcó también que confía en que su vacuna candidata sea quien acabe con la pandemia, ya que posee el potencial para hacerlo.

“La vacuna impide que [el virus de] la COVID-19 tenga acceso a nuestras células. Pero incluso si el virus logra entrar, las células T lo ‘golpean en la cabeza’ y lo eliminan. Hemos entrenado muy bien el sistema inmunológico para perfeccionar estos dos movimientos defensivos. Ahora, sabemos que el virus no puede defenderse de estos mecanismos”, explicó Sahin.

Rompiendo estereotipos

Ugur Sahin es hijo de un obrero turco que llegó a Alemania para trabajar cuando él tenía 4 años. Su sueño siempre fue ser médico y logró graduarse como tal en la Universidad de Colonia.

La Dra. Tureci, su esposa, es hija de un médico turco que también emigró a Alemania. Su deseo inicial era ser monja, pero acabó en la misma universidad que Sahin, donde lo conoció y conformaron una relación.

El interés de ambos se abocó a la investigación científica. Iniciaron en este campo con estudios sobre el tratamiento contra el cáncer. En 2001 formaron su primera empresa de biotecnología, Ganymed Pharmaceutical, que vendieron después en 2016.

En 2008 ya existía BioNTech, su segunda empresa. Con ella desarrollaron terapias individuales para pacientes con cáncer utilizando como métodos los anticuerpos monoclonales y el ARN mensajero.

En opinión del periódico berlinés, el éxito de esta pareja significó para los alemanes de raíces turcas un “bálsamo para el alma”, pues rompieron con los estereotipos que durante décadas se sentaron en el país sobre estos migrantes a quienes llamaban “fruteros inexpertos”.

“Con esta pareja, Alemania tiene un ejemplo brillante de integración exitosa”, escribió además el sitio de negocios conservadores Focus.

Contra la COVID-19

BioNTech, que cuenta con 1.500 empleados y una gran cantidad de recursos económicos, decidió en enero de 2020, antes de que la pandemia sea declarada, empezar con una investigación sobre el nuevo coronavirus. Dos meses después se asoció con la farmacéutica Pfizer, con quien trabajaba desde 2018 para una vacuna contra la gripe.

Juntos decidieron emprender un proyecto de vacuna contra la COVID-19. Desde entonces, la propuesta ya ha pasado por las pruebas uno y dos correspondientes. Actualmente, llevan a cabo la última etapa de ensayos y los resultados han sido prometedores.

La vacuna del consorcio se basa en la tecnología del ARN mensajero (ARNm). Los científicos usan parte del código genético (ARN) del coronavirus y esta, tras ser inyectada en las personas, provoca en el cuerpo humano una respuesta inmunitaria.

Video Recomendado

Lazy loaded component