Iceberg gigante está en ruta de choque con refugio de pingüinos y focas

Ciencia LR

ediciondigital@glr.pe larepublica_pe

06 Nov 2020 | 9:12 h
Iceberg A68 captado por la Agencia Espacial Europea en julio de 2020. Foto: ESA
Iceberg A68 captado por la Agencia Espacial Europea en julio de 2020. Foto: ESA

El bloque de hielo es dos veces el tamaño de Lima. “La probabilidad de una colisión es de 50/50”, señalan científicos.

El mayor iceberg del mundo, dos veces el tamaño de Lima, podría encallar frente a la isla Georgia del Sur (océano Atlántico), refugio de miles de pingüinos y focas que ya no podrían alimentarse correctamente, advierte un grupo de científicos. Imágenes satelitales muestran que este bloque de 5000 kilómetros cuadrados se desplaza en dirección hacia la colonia animal.

El calentamiento climático aceleró el desprendimiento de icebergs en la Antártida, desencadenando consecuencias que podrían ser devastadoras para la abundante fauna presente en Georgia del Sur, administrada por Reino Unido y cuya soberanía reclama Argentina.

Imagen captada por el satélite Copernicus Sentinel 3 muestra que el iceberg se dirige a Georgia del Sur. Foto: Polar View

Este iceberg, llamado A68, es un gigante de 160 kilómetros de largo y 48 de ancho que se desprendió en julio de 2017 de la plataforma glaciar Larsen C, pegada a la Península Antártica.

A la velocidad que deriva en la actualidad, se requerirán de 20 a 30 días para que alcance las aguas poco profundas alrededor de las islas. “La probabilidad de una colisión es de 50/50”, explica Andrew Fleming del British Antarctic Survey a la AFP.

Varios miles de pingüinos reales viven en la isla, al lado de pingüinos dorados, pingüinos barbijos o pingüinos papúa. También están presentes focas, albatroces errantes y aulladores en Georgia del Sur.

Ruta del iceberg A68. Foto: ilustración/ Alertageo.org

Si el iceberg llega cerca de la isla, podría afectar la capacidad de los animales para alimentar sus crías, amenazando su supervivencia, pero también la de los bebés foca.

“El número de pingüinos podría reducirse fuertemente”, indica Geraint Tarling, de la misma organización.

El iceberg podría también cambiar el ecosistema de los fondos marinos, que podría tardar décadas o siglos en restablecerse. El carbono retenido en esos organismos podría ser vertido al océano y la atmósfera, agregándose a las emisiones de CO2 causadas por las actividades humanas, explican los investigadores.

Por otro lado, “este iceberg acumuló durante centenares de años muchos nutrientes y polvos, que son liberados poco a poco y fertilizan los océanos”, agrega Geraint Tarling.

Con información de AFP

Video Recomendado

Lazy loaded component