Una mutación del SARS-CoV-2 se expandió por todo Europa desde España, revela un análisis

Ciencia LR

ediciondigital@glr.pe larepublica_pe

30 Oct 2020 | 11:49 h
Estructura molecular del SARS-CoV-2, Créditos: COBCM

No hay indicios de que la variante sea más peligrosa que otras. Es una de las más prevalentes en la segunda oleada de coronavirus en Europa, pero no la única.

Un equipo de investigadores identificó una nueva mutación del coronavirus SARS-CoV-2 que se encuentra extendida ampliamente por todo Europa. Según detallan los expertos, se trata de una variación genética detectada por primera vez en España a inicios de verano (20 junio).

Los resultados del análisis, publicados preliminarmente en medRxiv, revelan que la mutación del coronavirus hallada inició su propagación en Caspe y Alcañiz, además de una localidad en Países Bajos. Su rápida diseminación fue posible gracias a brotes masivos entre trabajadores agrícolas, concluyen los investigadores.

La mutación, bautizada como 20A.EU1, es actualmente una de las más presentes en la segunda ola de COVID-19 en Europa. Sin embargo, los científicos advierten que no es la única prevalente, ya que existen cientos de mutaciones. Tampoco se ha comprobado que la variación sea más peligrosa que las otras identificadas.

“Solo en Europa hay cientos de variantes del nuevo coronavirus circulando, con mutaciones en sus genomas, pero muy pocas de ellas se han extendido de forma tan exitosa y se han vuelto tan prevalentes como esta”, explica un comunicado de la Universidad de Basilea, donde se realizó el análisis.

Presencia en Europa

El equipo precisa que la mutación 20A.EU1 está presente en un 80% de las muestras analizadas en España, un 90% de las del Reino Unido y entre un 30-49% de las estudiadas en Suiza y Países Bajos. También se ha identificado la variante en Francia, Bélgica, Alemania, Italia, Letonia, Noruega y Suecia.

Uno de los autores del estudio, el biólogo Iñaki Comas, del Instituto de Biomedicina de Valencia (CSIC), subraya que los resultados no indican necesariamente que la mutación se haya desarrollado en España. Si bien el foco de diseminación pudo iniciar en dicho país, se la ha detectado también en lugares alejados de Europa, como Hong Kong y Nueva Zelanda.

En cambio, lo que facilitó la propagación de la nueva variante, resalta Comas, es que en España se falló “a la hora de prevenir las infecciones entre las poblaciones más vulnerables, como los temporeros”.

La profesora Emma Hodcroft, quien dirige la investigación, apoya esta posición y sugiere que la presencia de los turistas veraniegos en España pudieron contribuir a su inminente diseminación por el resto de Europa.

“Los cierres de fronteras duraderos y las restricciones severas para viajar no son factibles ni deseables, pero a la vista de la extensión de la variante 20A.EU1 parece claro que las medidas implementadas no fueron suficientes para detener la transmisión de las variantes introducidas este verano”, recalca.

Un proceso común en los virus

Las mutaciones son comunes en todos los virus. En el caso del SARS-CoV-2, que provocó la actual pandemia de COVID-19, esto ocurre dos veces por mes, señalan los científicos.

“Esto es perfectamente normal, no hay nada de que alarmarse. De hecho, el SARS-CoV-2 es un virus muy estable. Lo que queremos transmitir es que aunque haya mutaciones esto no cambia la estructura del virus ni como funciona”, recuerda Hodcroft.

Video Recomendado

Lazy loaded component