Compuestos orgánicos de un meteorito podrían dar pistas sobre el origen de la vida

Ciencia LR

ediciondigital@glr.pe larepublica_pe

28 Oct 2020 | 14:18 h
Micrografía del meteorito caído en Strawberry Lake, Michigan, Estados Unidos | Foto: Composición LR / EFE / Field Museum
Micrografía del meteorito caído en Strawberry Lake, Michigan, Estados Unidos | Foto: Composición LR / EFE / Field Museum

Especialistas en EE. UU. analizaron 2.600 moléculas orgánicas de una roca espacial estrellada, que datan de los inicios del sistema solar.

El meteorito ‘bola de fuego de Hamburgo’ cayó el 16 de enero de 2018 en Michigan, Estados Unidos. Aproximadamente 1 kilogramo de fragmentos fueron encontrados en superficies de lagos cubiertos de nieve y se recuperaron a través de un radar metereológico de la NASA. Al recogerlos de forma rápida en el entorno de una superficie helada, las muestras se conservaron.

En efecto, Philipp Heck, miembro del Museo Field de Historia Natural y del Departamento de Ciencias Geofísicas en la Universidad de Chicago (Estados Unidos), y un grupo de expertos informaron que 2.600 moléculas orgánicas surgidas de los comienzos del sistema solar, o que contienen carbono, se relacionarían con la aparición microbiana que sembró la vida en la Tierra.

El reciente estudio está subido en la plataforma online de la revista Meteoritics & Planetary Science.

Meteorito captado por cámara de seguridad en Hamburgo, Michigan | Foto: T. Masterson

La coautora del artículo Jennika Greer, estudiante de posgrado residente en The Field Museum, aclaró que afortunadamente los pedazos de roca llevados al laboratorio no estaban contaminados, por lo que parecían haber sido hallados “en el espacio” mismo. Esto permitió a los científicos evaluar la composición química del objeto que penetró la atmósfera.

“Se formó un consorcio internacional para caracterizar a fondo el meteorito mientras aún estaba fresco”, se complementa en la introducción del reporte.

Según Philipp Heck, autor principal, el calor extremo derrite hasta al 90% de los meteoritos y el resultado es una corteza de fusión de vidrio fundido de 1 mm de espesor. Ese residuo registra toda la geoquímica de la roca.

Los científicos determinaron mediante observaciones proporcionales que el asteroide de donde provino dataría de hace 4.500 millones de años. Asimismo, habría sido sometido a 700 grados Celsius en su trayectoria cósmica.

El cazador de meteoritos Robert Ward enseña una muestra del hallazgo | Foto: Composición LR / Sociedad Americana de Meteoritos (AMS)

“Cuando miramos estos meteoritos, estamos viendo algo que está cerca del material cuando se formó temprano en la historia del sistema solar”, comentó Greer respecto a este objeto extraterrestre con alto contenido de hierro y composición térmica tipo 4 (categoría H4). Solo un 4% de rocas presenta estas características únicas.

Heck comparó al meteorito con otros que bombardearon la Tierra cuando era joven. “Algunos (de ellos) podrían haberse incorporado a la vida”, detalló.

Sin embargo, queda mucho por estudiar acerca del origen de la biología microbiana asociada a factores fuera del planeta. La evidencia propone que estos componentes orgánicos son comunes en meteoritos.

“Estamos bastante seguros de que la entrada de meteoritos en el inventario orgánico de la Tierra fue importante”, dijo Heck. De acuerdo con el medio Europa Press, el profesor universitario añadió: “Cuando un nuevo meteorito caiga sobre un lago congelado, tal vez incluso en algún momento de este invierno, estaremos listos. Y el próximo otoño podría ser algo que nunca antes habíamos visto”.

Video Recomendado

Lazy loaded component