Materia oscura: elaboran método para detectarla cuando se ‘desplace’ en las galaxias

Ciencia LR

ediciondigital@glr.pe larepublica_pe

24 Oct 2020 | 21:17 h
Ilustración de materia oscura (azul) en la Vía Láctea | Foto: ESO / L. Calçada , CC BY-ND
Ilustración de materia oscura (azul) en la Vía Láctea | Foto: ESO / L. Calçada , CC BY-ND

Algunos científicos piensan que la materia oscura está fría, se mueve lentamente y solo actúa con otra materia a través de la gravedad.

Mohamed H. Abdullah, miembro de la Universidad de California, Riverside y el Instituto Nacional de Investigación de Astronomía y Geofísica en Egipto, propuso en setiembre que el 80% de toda la materia es materia oscura; sin embargo, los esfuerzos por comprenderla hasta ahora son agobiantes, por decir lo menos.

Frente a esta barrera alta que impide asomarnos y conocer una de las intrigas más trascendentales del cosmos, Andreea Fuente, astrofísica de la Universidad John Moores de Liverpool (Reino Unido), y un conjunto de expertos sugieren rastrear el gas galáctico y las jerarquías de los halos, regiones que rodean las galaxias espirales como la Vía Láctea.

Según escribió Fuente en el medio The Conversation, la materia oscura sería fría, de movimientos lentos e interactuaría solo a través de las fuerzas gravitatorias, aunque otros científicos la sitúan en un espectro de calor.

“Creemos que la existencia de halos de masa inferior puede revelarse mediante observaciones cuidadosamente planificadas”, mencionó la también doctora en astronomía por la Universidad de Victoria, Canadá.

“Los astrónomos ya se han vuelto bastante buenos en este juego de las escondidas con los halos de materia oscura y han ideado observaciones para detectar el daño que dejan atrás”, añadió.

Además, Andreea Fuente comentó que, por ahora, las conjeturas de la ubicación de la materia oscura se han centrado en observaciones de la Gran Nube de Magallanes, una galaxia enana del Grupo Local a 163.000 años luz de la Tierra. “Parece tener un halo de materia oscura que es lo suficientemente masivo” como para mover estrellas de un solo tirón.

Otra forma de estudiar estos halos es recolectar pruebas de sus dobleces alrededor de los objetos espaciales. De acuerdo con su artículo, si existiesen en nuestro vecindario cósmico, perforarían cúmulos de estrellas; sin embargo, las señales parecen ser escurridizas a las mediciones humanas.

Sondear el gas galáctico es una oportunidad más de éxito. Mediante ensayos de simulaciones computacionales y cálculos matemáticos, han sugerido que los halos oscuros pesados crearían densidad detectable por rayos X.

“Se predice que serán diminutos, del orden de un pequeño porcentaje, pero estarán al alcance de los próximos telescopios Lynx y Athena”, acotó la investigadora en The Conversation.

De estar en gas galáctico frío, la materia oscura se registraría “de forma, incluso, más sensible que el gas caliente”.

Una tercera vía constaría en adentrarnos en la dispersión de fotones del Fondo Cósmico de Microondas, tal y como describe la experta, pues en la luz remanente del Big Bang hay electrones en el gas caliente, que serviría para lograr el objetivo.

Fuente es optimista en caso la metodología sea inadecuada, pues buscarían “una alternativa viable”. “Ya sea que la respuesta provenga de instrumentos en la Tierra o sondas astrofísicas, sin duda será uno de los descubrimientos más importantes del siglo”, enfatizó.

Física, últimas noticias:

Video Recomendado