Convertir orina en agua: el novedoso urinario para astronautas de la NASA

Un nuevo proyecto con tecnología española parte este 29 de setiembre hacia la Estación Espacial Internacional con el objetivo de garantizar seguridad e higiene en los viajes galácticos.

La Republica
Diseño del inodoro espacial que se lanzó a la EEI. Foto: NASA

Purificar la orina de los astronautas en futuras misiones para generar agua y, si es posible, energía con la que alimentar algún instrumental a bordo, es el objetivo de un proyecto que se realizará en la Estación Espacial Internacional de la NASA con una notable aportación tecnológica del Instituto de Electroquímica de la Universidad española de Alicante (este).

Este instituto es pionero a nivel mundial en el estudio de nanomateriales de platino para el proceso de oxidación de amoniaco (su primera publicación al respecto data de 2004) y llevó a cabo entre 2015 y 2016, con resultados positivos, experimentos en condiciones de microgravedad con la NASA dirigidos a obtener el agua de la orina de los astronautas con un innovador catalizador.

El investigador español José Solla Gullón y los doctores Francisco José Vidal Iglesias y Roberto Martínez, todos ellos del citado instituto, desarrollaron unos nanomateriales para su empleo como electrocatalizadores que fueron incorporados a un dispositivo electroquímico diseñado por la Universidad de Puerto Rico Río Piedras, que trabaja directamente con la NASA.

Este equipo electroquímico, del tamaño inferior a una caja de zapatos y cuya parte más importante son precisamente los electrocatalizadores de la Universidad de Alicante (UA), será enviado este martes 29 de setiembre a la Estación Espacial Internacional (ISS) de la NASA desde la isla Wallops, en la costa de Virginia (EEUU), para realizar experimentos como parte del proyecto relacionado con la purificación de orina en el espacio.

En declaraciones a Efe, Solla Gullón reveló que la finalidad de los ensayos previstos en la ISS, en los que los electrocatalizadores se usarán para estudiar la reacción de oxidación de amoniaco, es evaluar la eficacia y rendimiento del dispositivo electroquímico en condiciones reales (ingravidez) y en tiempos largos.

El científico explicó que la orina humana, tras ciertas fases de purificación, se transforma en amoniaco, que es susceptible de ser eliminado con un proceso electroquímico que emplea los nanomateriales fabricados por la UA y compuestos por nanocubos de platino.

Solla Gullón precisó que, en las pruebas programadas en la Estación Espacial Internacional, no se usará la orina de los propios astronautas, ya que el equipo que se mandará allí llevará unas disoluciones de amoniaco que simulan la composición similar a la que tendría la orina después de haber pasado por etapas previas de purificación.

De obtener resultados satisfactorios, se haría en una fase posterior un prototipo con la idea de integrarse en el sistema de reciclaje de orina de los astronautas para generar agua y, si es posible, energía para alimentar algún instrumental a bordo.

Esta tecnología, según Solla Gullón, resulta de gran importancia para misiones largas, como puede ser un viaje a Marte o un período prolongado en estaciones espaciales.

NASA, últimas noticias: