Recuperados de COVID-19 podrían presentar fatiga persistente, indica estudio

En la investigación preliminar se descubrió que este síntoma es también independiente de la gravedad de la infección inicial.

Médicos investigan casos de pacientes cuyos síntomas persisten tras recuperarse de la COVID-19. Foto: referencial / EFE
Médicos investigan casos de pacientes cuyos síntomas persisten tras recuperarse de la COVID-19. Foto: referencial / EFE
Ciencia LR

La fatiga persistente podría ser frecuente en los pacientes recuperados de la COVID-19, indica un estudio preliminar publicado en la revista MedRxiv. De acuerdo con dicho informe, este síntoma sería también independiente de la gravedad con la que la enfermedad se manifestó inicialmente.

La investigación, basada en 128 recuperados de coronavirus, fue realizado para revelar el impacto a largo plazo de la enfermedad. A la fecha, muchos médicos abogan por una intervención oportuna en casos de síntomas que perduran, conocido como síndrome post COVID-19.

PUEDES VER: Estudio revela que la COVID-19 podría causar un descenso, a corto plazo, en la esperanza de vida

“Nuestros resultados demuestran una carga importante de fatiga posviral en las personas que tuvieron COVID-19”, declara para la AFP el doctor Liam Townsend, del hospital St James, de Dublín, autor del estudio.

No obstante, coincide en que las consecuencias a medio y largo plazo de la infección "no están aún exploradas”, por lo que se necesita mucha más investigación.

Resultados

En el análisis, se encontró que el 52% (67 de 128) mantenía un cansancio persistente en una evaluación realizada diez semanas después de su “curación clínica”. Los médicos descubrieron además que esto era ajeno a la gravedad de su infección inicial, ya que, del total, 71 habían requerido hospitalización y 57 desarrollaron una forma benigna de la enfermedad.

PUEDES VER: Usar lentes reduce el riesgo de contraer coronavirus, sugiere un estudio en China

“La fatiga (...) afectó a los dos grupos de forma igual”, explica el doctor Townsend.

Los investigadores concluyen la necesidad de una “intervención precoz” y la utilización de métodos “no farmacológicos” para hacer frente a la fatiga. Además, que dichas medidas estén adaptadas a las necesidades individuales de cada paciente.

Coronavirus, últimas noticias: