VACUNAFEST - Todo sobre la jornada de inmunización para jóvenes de 25 años a más

“Blanetas”, los extraños mundos que surgen alrededor de un agujero negro

Un reciente estudio muestra cómo serían estos planetas, ubicados cerca de las regiones más extremas del universo.

Representación de la vista desde un planeta que orbita un agujero negro supermasivo.Fuente: Space Engine.
Representación de la vista desde un planeta que orbita un agujero negro supermasivo.Fuente: Space Engine.

El entorno de los agujeros negros suele ser muy peligroso, ya que cualquier objeto corre el riesgo de ser destruido y succionado. Sin embargo, los agujeros negros supermasivos —aquellos gigantes que están ubicados en los centros de las galaxias— tienen un campo gravitacional tan extenso que miles de planetas podrían estar orbitando a una distancia segura, según el estudio de un equipo de científicos dirigido por Keiichi Wada, de la Universidad de Kagoshima (Japón).

Ahora, a menos de un año de esta conclusión, el equipo de Wada anuncia los hallazgos de su investigación sobre la formación y características de estos extraños planetas, a los que ha nombrado “blanetas” —por ‘black hole’ (agujero negro) y planeta—.

Los agujeros negros supermasivos activos están rodeados por un disco de acreción, donde el polvo y gas gira a su alrededor. El borde interno de este disco alimenta constantemente al agujero negro, mientras que cerca del borde externo habría las condiciones para que la acumulación de material forme planetas.

Representación de un agujero negro supermasivo. Crédito: NASA.

PUEDES VER Científico explica aparición de una silueta ‘moviéndose’ en la superficie del Sol

Este proceso se asemeja a la formación de planetas alrededor de las estrellas: una parte de una nube de gas colapsa por la gravedad y forma la protoestrella —la fase primitiva de la estrella—, la cual comienza a girar. Debido al giro, el material a su alrededor forma un disco que la alimenta, mientras que un poco más lejos, donde el material orbita de manera más estable, se pueden formar planetas.

Sin embargo, de acuerdo con el reciente estudio de Wada, no siempre estos agujeros negros podrían permitir la formación de planetas. Si el disco de acumulación gira a demasiada velocidad, el choque de las partículas podría hacer que se destruyan. En tanto, si el material del entorno es muy abundante, podrían acumular mucha más masa de la que se requiere para formar un planeta.

Muy diferentes a la Tierra

En ese sentido, los expertos estimaron que alrededor de un agujero negro supermasivo con una masa de 1 millón de soles, a una distancia del objeto donde los compuestos pueden convertirse en hielo, se podrían formar dichos blanetas en un período de 70 a 80 millones de años. Según sus cálculos, a unos 13 años luz del agujero negro, los blanetas podrían poseer de 20 a 3000 masas terrestres, la mayor masa que podría soportar un planeta según la teoría.

Planetas alrededor de un agujero negro supermasivo. Fuente: Universidad de Kagoshima.

PUEDES VER Detrás de la Vía Láctea, detectan una gigantesca estructura de 1.400 millones de años luz de largo

En cambio, si el agujero negro posee 10 millones de masas solares, la masa que acumularían los nuevos mundos sería tanta que se volverían enanas marrones: cuerpos más masivos que cualquier planeta, pero no lo suficiente para ser estrellas.

“Nuestros resultados sugieren que los blanetas podrían formarse alrededor de núcleos galácticos activos de relativamente baja luminosidad durante su vida útil (100 millones de años)”, escribieron en el artículo presentado a la revista The Astrophysical Journal y disponible actualmente en arXiv.

“La envoltura gaseosa de un blaneta debe ser insignificantemente pequeña en comparación con su masa. Por lo tanto, el sistema de este mundo es extraordinariamente diferente de los planetas como la Tierra en los sistemas solares. La estabilidad dinámica de dicho sistema alrededor de un agujero negro supermasivo puede ser un tema interesante para futuros estudios”, señalaron.

Los científicos aún deben confirmar la existencia de estos extraños mundos mediante futuras observaciones con instrumentos avanzados. Por ahora, son fascinantes objetos hipotéticos.