Expertos chinos creen que el coronavirus dejó de mutar, se adaptó y ahora es más agresivo

Sputnik  News

El coronavirus SARS-CoV-2 es estudiado en múltiples países. Foto: Pixabay
El coronavirus SARS-CoV-2 es estudiado en múltiples países. Foto: Pixabay

"El coronavirus continuó mutando durante las primeras dos olas", dijo uno de los investigadores. "El virus se adaptó al organismo humano y dejó de mutar".

El nuevo coronavirus que desató la pandemia ha dejado de mutar y se adaptó al organismo humano haciéndose más contagioso, asegura el periódico South China Morning Post, citando un estudio de la Universidad Politécnica de Hong Kong.

Un equipo de la institución china analizó muestras tomadas en distintos focos de contagio en Hong Kong desde finales de junio. Los investigadores descubrieron la similitud genética entre las cepas de pacientes que se contagiaron al principio de la tercera ola de la enfermedad y las muestras más recientes.

PUEDES VER: Rusia se prepara para aprobar la primera vacuna contra el coronavirus en agosto [VIDEO]

“El coronavirus continuó mutando durante las primeras dos olas cuando se realizó un estudio similar. Esta vez los resultados son completamente distintos, eso significa que el virus se adaptó al organismo humano y dejó de mutar, o que estas personas contrajeron la enfermedad en un mismo lugar en un periodo de tiempo muy corto”, sostiene Gilman Siu, catedrático de esa universidad, citado por el diario.

David Shu-cheong Hui, profesor de la Universidad China de Hong Kong, también considera que el virus se adaptó con éxito al organismo humano y se hizo más contagioso en comparación con las primeras dos olas de la enfermedad.

Los investigadores establecieron además la alta similitud genética de la mayoría de las cepas de transmisión comunitaria y las muestras importadas. De este modo, concluye Siu, la mayoría de los nuevos brotes de COVID-19 se deben a los contagios importados.

PUEDES VER: “El virus no procede de la naturaleza”: viróloga que huyó de China desvela data sobre COVID-19

Hong Kong registra en los últimos días un nuevo incremento de los casos de COVID-19. Desde el inicio de la epidemia se detectaron 2.884 personas infectadas, 23 de ellas fallecieron y 1.527 se recuperaron.

En el territorio continental de China se contabilizaron 84.060 pacientes con coronavirus, 78.944 de ellos se recuperaron, 4.634 murieron y 482 permanecen hospitalizados.