COVID-19: lo que aprendimos esta semana es que hay un nuevo tratamiento y grupo vulnerable

La República

larepublica_pe

21 Jun 2020 | 16:58 h
La dexametasona es un fármaco que mejora los índices de supervivencia de los pacientes más graves de COVID-19. Foto: Difusión
La dexametasona es un fármaco que mejora los índices de supervivencia de los pacientes más graves de COVID-19. Foto: Difusión

La dexametasona es un tratamiento efectivo para pacientes graves de COVID-19, según los resultados preliminares de un estudio científico. Además, organizaciones internacionales han desestimado el uso de la hidroxicloroquina.

Esta semana ha permitido conocer un poco más sobre la COVID-19: un nuevo tratamiento y se confirmó un grupo vulnerable ante la enfermedad. Estudios han demostrado que la dexametasona es un potente fármaco que mejora los índices de supervivencia de los pacientes más graves infectados por el nuevo coronavirus.

En paralelo, la Organización Mundial de la Salud (OMS) suspendió la administración de hidroxocloroquina en su ensayo clínico Solidarity por su poca eficacia. Además, se confirmó que el grupo sanguíneo A tiene más riesgo de infección y el grupo O un “efecto protector” ante la COVID-19.

PUEDES VER: Dexametasona: ¿cómo funciona el fármaco que disminuiría la mortandad de la COVID-19?

Dexametasona para COVID-19

El ensayo clínico Recovery, realizado por la Universidad de Oxford y apoyado por el Servicio Nacional de Salud (NHS, en inglés), determinó que la dexametasona, un fármaco que sirve para tratar la artritis reumatoide y algunos tipos de cáncer, reduce en un tercio la mortalidad entre los pacientes más graves de COVID-19 que requieren asistencia respiratoria.

La investigación británica analizó a más de 2.000 pacientes en estado grave. Según los resultados preliminares, la dexametasona redujo las muertes en un 35 % en aquellos que necesitaban la ayuda de un respirador artificial y en un quinto para quienes recibían oxígeno.

“La dexametasona es el primer medicamento que observamos que mejora la supervivencia en caso de COVID-19″, indicaron los investigadores del ensayo británico Recovery.

Hidroxicloroquina: suspendido su uso a pacientes COVID-19

La hidroxicloroquina, el tan cuestionado tratamiento que obtuvo el apoyo de algunos líderes, fue suspendido de manera definitiva por la Organización Mundial de la Salud (OMS) en su ensayo clínico mundial Solidarity, ya que —según diversos estudios— no reduce la tasa de mortalidad de los pacientes.

“La evidencia interna del programa Solidarity/Discovery, la evidencia externa del programa Recovery y la evidencia de esos amplios programas de ensayo al azar, sugieren que la hidroxicloroquina no implica la reducción de la mortalidad de esos pacientes”, informó Ana Maria Henao Restrepo, de la unidad de emergencias sanitarias de la OMS, este miércoles.

PUEDES VER: Vacunas contra el coronavirus de Oxford ya son producidas para venderse en diciembre

La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) ya había retirado su apoyo al fármaco para el uso de emergencia como tratamiento contra la COVID-19. “Ya no es razonable creer que la HCQ [hidroxicloroquina] y CQ [cloroquina] pueden ser efectivas en el tratamiento de la COVID-19″, comunicó Denise Hinton, jefa científica de la FDA.

El grupo sanguíneo A aumenta el riesgo de contraer COVID-19

Un estudio científico, publicado en la revista The New England Journal of Medicine (NEJM), concluyó que el grupo sanguíneo A aumenta las posibilidades de adquirir una infección por el nuevo coronavirus; mientras que, el grupo sanguíneo O tiene un menor riesgo de contagio, un “efecto protector”.

La investigación incluyó los datos de 1.980 personas y se realizó en hospitales de Italia y España. El Ministerio de Ciencia e Innovación de España comunicó que este estudio permite identificar un nuevo grupo de riesgo para el desarrollo de un tratamiento y cuidado especial.

Este estudio confirma diversas investigaciones que determinaron que las personas con el tipo de sangre A son más propensas a enfermarse y desarrollar un cuadro grave de la COVID-19.