ONPE - Cómo elegir tu local de votación para las elecciones municipales y regionales FOTOS - Mira las mejores postales del eclipse lunar 2022 en nuestro país

Dejar la UCI no es el fin de vencer el coronavirus, según experto

Según el doctor Dale M. Needham, a los pacientes que sobreviven a la Unidad de Cuidados Intensivos les toma hasta un año volver a su vida cotidiana.

Paciente es despedido con aplausos por parte del personal sanitario en el Hotel Sarria de Barcelona. Foto: EFE.
Paciente es despedido con aplausos por parte del personal sanitario en el Hotel Sarria de Barcelona. Foto: EFE.

Las imágenes de pacientes graves de coronavirus abandonando entre aplausos la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) de un hospital se han vuelto algo común en las noticias, pero ese momento, aunque sea motivo de alegría, no supone el fin del padecimiento de muchos enfermos, pues las estancias prolongadas en estas unidades debido a la COVID-19 suelen dejar secuelas físicas, psicológicas y cognitivas.

El doctor Dale M. Needham, director médico del Programa de Cuidados Críticos de Medicina Física y Rehabilitación de la Universidad Johns Hopkins, explica a Efe que a pesar de que lo que lleva a los pacientes de coronavirus a la UCI es un fallo respiratorio, son precisamente los pulmones la parte del cuerpo que parece recuperarse más rápido de la enfermedad.

PUEDES VER A quiénes benefició económicamente la pandemia del coronavirus en el mundo

Según Needham, los pacientes que son ingresados en una UCI acaban presentando “nuevos o empeorados problemas físicos, cognitivos o de salud mental que persisten después de que sean dados de alta”, lo que se conoce como el síndrome post-curas intensivas.

Por ello, opina que “sobrevivir a la estancia en la UCI es el primer paso de meses o años de recuperación”.

Needham apunta que durante los primeros diez días de ingreso en una UCI, los pacientes pierden en torno al 20 % de su masa muscular, algo que genera una debilidad de larga duración en el enfermo, hasta el punto de que “la mayoría de los pacientes tendrá dificultades para llevar a cabo actividades normales un año después de haber pasado por la Unidad de Cuidados Intensivos”.

PUEDES VER Solidarios y resistentes: los refugiados latinoamericanos del Comando COVID-19

Algo que es especialmente preocupante en el caso de los infectados por la COVID-19 pues, según menciona este doctor, los más graves permanecen un tiempo superior al habitual en estas unidades en las que suelen estar de dos a cuatros semanas, a veces completamente sedados.