De la garganta a otras partes del cuerpo: ¿a qué órganos afecta la COVID-19?

Mundo LR

ediciondigital@glr.pe larepublica_pe

27 Abr 2020 | 21:44 h
Sistema linfático, zona superior del cuerpo humano. Foto: referencial

La enfermedad provoca que el sistema inmune, en su intento por defenderse, dañe también a otros órganos además del pulmón.

La manera en cómo actúa el virus del coronavirus (SARS-CoV-2) está dejando de ser un misterio. Los estudios científicos han revelado que la infección no solo posibilita el colapso de los pulmones, sino también el de otros órganos como el hígado, el cerebro y el corazón.

No obstante, dichas consecuencias no son precisamente propiciadas por la COVID-19. La inmunóloga Estefanía Pinto explica que si el virus no ha sido controlado hasta ocho días después del contagio, el organismo desata lo que se conoce como “tormenta de citoquinas” y empieza a ‘arrasar’ con todo.

PUEDES VER: Cómo lucha nuestro sistema inmune contra el coronavirus y qué hacer para ayudarlo

Esta reacción explicaría por qué algunos pacientes presentan diarrea y dolores abdominales, por ejemplo.

“Imagínate que es una guerra. Hay dos ejércitos que pelean entre sí, pero a veces las bombas lastiman a civiles. O pueden caer sobre el hospital, o el museo, pero no sobre el enemigo”, acota la médica Kalpana Sabapathy a la BBC.

En otros casos incluso se han registrado conmociones cerebrales y fallos cardíacos. De hecho, cerca del 20% de los pacientes graves con COVID-19 han fallecido por un paro, explica el médico especialista Andrés Gaibor al portal ecuatoriano El Comercio.

El experto señala que esto puede ser consecuencia de tres posibles caminos: una infección directa del músculo (miocardio), falta de oxígeno por insuficiencia respiratoria o hiperinflamación en los vasos sanguíneos del corazón.

Infografía: El País.

Sabapathy, por su parte, apunta al segundo escenario. La inmunóloga detalla que si los sacos pulmonares están llenos de infección y se “combina con la respuesta de nuestro cuerpo”, dichos espacios se queda con menos capacidad para el aire.

“Y si el cuerpo no recibe suficiente oxígeno esto da lugar a una falla respiratoria, y el corazón, al no recibir suficiente oxígeno a través de la corriente sanguínea, no puede funcionar”, agrega.

En cuanto al cerebro, el neurólogo Christian Coloma apunta que el coronavirus puede provocar desorientación, convulsiones y hasta accidentes cerebrovasculares. Nuevamente, una respuesta inmunitaria anormal del cuerpo humano podría ser la causante de este cuadro.

No obstante, existe la teoría de que también se deba a una infección directa de este órgano, llamada encefalitis viral.

Afección de órganos por COVID-19.

Posible propagación

Un estudio publicado en marzo por la prestigiosa revista The Lancet, no concluyente, sugiere que la COVID-19 “también podría causar daños en otros órganos como el corazón, el hígado y los riñones, así como en sistemas corporales como el de la sangre o el sistema inmunitario”, dice William Schaffner, profesor de Medicina Preventiva y Enfermedades Infecciosas del Centro Médico de la Universidad Vanderbilt, en Estados Unidos.

Lo que sucede con el nuevo coronavirus, enfatizan los especialistas, es que provoca o la infección de los tejidos —a través de la propagación del virus— o la inflamación de las células en diferentes órganos —a través de la 'tormenta de citoquinas’—, lo que causa que dejen de trabajar.

PUEDES VER: Científicos investigan si la solución a la COVID-19 reside en las mujeres

El investigador chino Kwo Hong Chu ha registrado problemas de insuficiencia renal en algunos pacientes con COVID-19. El nefrólogo Tomás Romero asegura que esta reacción parece estar más relacionada con el efecto de las citoquinas.

Otra hipótesis es que el coronavirus provoca coágulos o trombos en el torrente sanguíneo. Esto hace que los tejidos, al no tener irrigación, mueran. El hematólogo Miguel Llanos recuerda que este cuadro puede provocar derrames cerebrales, ataques cardíacos, problemas renales, pulmonares y más.

Video Recomendado

Lazy loaded component