¿Por qué la COVID-19 dejó a dos médicos chinos con la piel ennegrecida?

Mundo LR

larepublica_pe

24 Abr 2020 | 13:22 h
La extraña tonalidad en la piel se debe a desequilibrios hormonales, informaron los especialistas.
La extraña tonalidad en la piel se debe a desequilibrios hormonales, informaron los especialistas.

Los galenos fueron internados por varios meses para superar el coronavirus que contrajeron cuando atendían a otros pacientes. Tras vencer al virus, sorprendentemente sus pieles se habían oscurecido demasiado.

En abril, en China se viralizaron las fotos de dos médicos recuperados de la COVID-19. Lo particular de dichas imágenes consistía en un antes y un después de cómo quedaron los galenos tras vencer al coronavirus.

Los doctores Yi Fan y Hu Weihen, del Hospital Central de Wuhan, tenían los rostros visiblemente oscurecidos. Según los especialistas, esto fue una consecuencia que el SARS-CoV-2 dejó en ambos.

PUEDES VER: El aire acondicionado puede ser una vía de transmisión de la COVID-19, afirman expertos

Citados por el diario oficial Global Times, los expertos explicaron que, al parecer, los médicos sufrieron una disfunción hepática, lo cual provocó un aumento de sus niveles de pigmentación.

Agregaron que el hierro que entra en el cuerpo es metabolizado en el hígado. Sin embargo, si este órgano resultaba afectado, el hierro pasa a fluir por el sistema circulatorio, aumentando sus niveles en la sangre. De esta manera, al llegar a través de la circulación a la cara, podría aumentar “fácilmente” la pigmentación en esa zona de la piel.

Hu Weifeng estuvo más grave. Permaneció durante 99 días en una cama y su salud general era débil.

“Las disfunciones hepáticas a largo plazo causan anormalidades metabólicas y son propensas a producir un aumento de la pigmentación”, sostuvieron.

No obstante, se espera que ambos médicos recuperen sus colores de piel normales con el paso del tiempo.

PUEDES VER: Cómo la acción humana en la naturaleza podría “impulsar” una pandemia

Hu recuperó la capacidad de comunicarse con normalidad el 30 de marzo, mientras que Yi ya era capaz de levantarse de la cama y quedarse de pie sin ayuda el 3 de abril.

Según un estudio publicado a principios de marzo, en algunos casos moderados y graves de COVID-19, se detectaron anormalidades en el funcionamiento del hígado.

Con información de EFE.