Paro nacional 4 de julio - ¿qué modalidades de transporte se unen y qué piden para levantar medida? Derrumbe en Chavín de Huántar - Últimas noticias sobre daños materiales, muertes y desaparecidos

La mujer que descubrió y marcó los precedentes del coronavirus humano

June Almeida fue hija de un chófer de bus y dejó la escuela a los 16 años, pero supo ganarse un espacio en el campo científico. Gracias a ella, el brote actual ha podido ser identificado.

La Republica
June Almeida, viróloga que descubrió el primer coronavirus humano. Foto: BBC
Mundo LR

La COVID-19 es una nueva enfermedad, pero el virus que la provoca, el SARS- CoV-2, es un coronavirus que fue descubierto hace mucho tiempo. La científica que se encargó de esto fue la escocesa June Almeida, en 1964.

Almeida fue hija de un chófer de bus y abandonó la escuela a los 16 años, pero su habilidad como técnica de laboratorio la llevó a desarrollar una larga carrera como viróloga en el Reino Unido y Canadá.

PUEDES VER: Cómo la cantidad de coronavirus que recibe una persona puede determinar su destino

El primer trabajo de la científica fue en 1930, en el hospital Royal Infirmary. Ahí se convirtió en pionera en el campo de la formación de imágenes virus, un trabajo al que se ha recurrido en la actual investigación sobre el nuevo coronavirus.

“Su trabajo ahora está ayudando en la lucha contra la COVID-19. Por ejemplo, los chinos usaron su tecnología para identificarla. Repitieron lo que ella había hecho al observar la cultura”, indica Hugh Pennington, profesor emérito de bacteriología en la Universidad de Aberdeen.

Más tarde, Almeida entró a trabajar al hospital St Thomas de Londres, justo donde fue ingresado el primer ministro británico, Boris Johnson, para tratarse del SARS-CoV-2.

Fue en la capital británica donde la científica conoció y se casó con el artista venezolano Enriques Almeida, con quien tuvo una hija y se mudó a Toronto (Canadá) para trabajar en el instituto de investigación del cáncer de Ontario. Allí destacó en el manejo del microscopio electrónico y desarrolló un método que visualizaba mejor los virus mediante el uso de anticuerpos para agregarlos.

Su labor se hizo conocida en el ámbito científico y le ofrecieron volver a Londres para trabajar en el St Thomas junto al doctor David Tyrrell, quien estaba realizando investigaciones en la unidad de resfriado común del condado de Wiltshire (suroeste de Inglaterra).

Tyrrell había trabajado en un estudio con lavados nasales y descubrió que se podían reproducir bastantes virus asociados con el resfriado común, pero no todos. Envió las muestras a Almeida, que describió las partículas como virus de la gripe, pero sin ser exactamente lo mismo, con lo que logró identificar el primer coronavirus humano.

Junto a Tyrrell y su equipo decidieron llamarlo “coronavirus” debido a la corona o halo que lo rodea en la imagen que se observa a través del microscopio.

Sin embargo, el artículo científico en que explicaba el hallazgo fue rechazado, con lo que el descubrimiento de la cepa B814 no se publicó en el British Medical Journal hasta 1965 y las primeras fotografías no llegaron al Journal of General Virology hasta dos años después.

Tras doctorarse, Almeida terminó su carrera en el instituto británico Wellcome, donde fue nombrada en varias patentes en el campo de las imágenes de virus, y se convirtió en maestra de yoga.

A finales de los ochenta, regresó al campo de la virología para contribuir en la toma de fotografías del virus del VIH.

PUEDES VER: Hallan seis nuevos coronavirus en murciélagos de Birmania

Almeida murió en 2007, a la edad de 77 años, y es ahora, trece años después, cuando más se ha recordado su trabajo, que ayudó a comprender mejor el actual coronavirus, convertido en una pandemia global.

“Sin su trabajo pionero, las cosas serían más lentas para lidiar con el brote actual de coronavirus. Su trabajo ha acelerado nuestra comprensión del virus. Fue una pionera”, dijo el profesor Pennington.

“Ella descubrió el virus que es padre de esta familia", agrega el catedrático.