Mes clave para la supergigante Betelgeuse: si continúa apagándose, podría explotar

Los científicos han informado que esta supergigante roja acaba de reducir su brillo como nunca antes se había registrado, por lo que el final de su vida como supernova parece inminente.

Betelgeuse es una estrella supergigante roja cuyo tamaño es 1400 veces superior al Sol. Imagen: Difusión.
Betelgeuse es una estrella supergigante roja cuyo tamaño es 1400 veces superior al Sol. Imagen: Difusión.

Desde hace algunos meses, astrónomos de todo el mundo han reportado que la estrella supergigante roja Betelgeuse, que solía ser una de las más brillantes de nuestro cielo, se está apagando de una manera inusual. Ahora, los científicos indican que en las próximas semanas se podrá confirmar si este comportamiento desembocará en una explosión de supernova en el futuro próximo.

Cuando una estrella masiva agota los gases necesarios para la combustión, comienza a atenuarse, lo que va de la mano con la pérdida de presión externa. Este proceso hace que la gravedad de su propio núcleo la haga colapsar y ocasione uno de los fenómenos más violentos del universo: una supernova.

Ubicación de Betelgeuse en la constelación de Orión. Foto: James Stone.

PUEDES VER Las señales de radio que llegan desde el espacio cada 16 días: cuál es su origen y qué ‘mensaje’ traen

En una actualización sobre el estado de la estrella, cuyo diámetro es 1400 veces más grande que el del Sol, un equipo de astrónomos de la Universidad de Villanova (EE. UU.) ha publicado este mes que la estrella es ahora 2.5 veces menos brillante de lo que era en septiembre de 2019, cuando comenzó a apagarse.

“Las observaciones fotométricas más recientes indican que Betelgeuse es actualmente la menos luminosa y la más fría que se haya medido en nuestros 25 años” de análisis, explicaron los científicos en The Astronomer’s Telegram.

Una de las últimas vistas de la superficie de Betelgeuse, lograda por las instalaciones de ALMA, en Chile. Fuente: ESO.

Según el documento, se espera que el astro registre su brillo mínimo el próximo 21 de febrero, fecha aproximada en que debería terminar su actual ciclo de debilitamiento (su brillo varía por períodos). Sin embargo, si la estrella continúa apagándose, los astrónomos podrían confirmar que la supergigante está a punto de explotar.

PUEDES VER Rumbo al Sol: el increíble despegue de la nave de la NASA que revelará misterios de nuestra estrella

La muerte de la supergigante roja cercana

En el cielo nocturno, Betelgeuse aparece en la constelación de Orión. La colosal estrella está ubicada a solo 700 años luz de la Tierra y tiene una masa 11 veces mayor que la de nuestro Sol. Solía ser la novena estrella más brillante del cielo, pero ya no lo es más.

Cuando explote, algo que sucederá tarde o temprano, será tan brillante que podrá verse incluso durante el día. Será un espectáculo sin precedentes para la humanidad: pasará de su rojo intenso a un azul potente que durará cuatro o cinco meses, luego demorará hasta un año en difuminarse en el cielo.

Comparación del tamaño de Betelgeuse con el de otras estrellas conocidas, incluido nuestro Sol.

La otra posible causa de la disminución de su brillo puede estar relacionada a un estallido de polvo estelar de sus propias capas exteriores frías. No obstante, la hipótesis de que está en el final de su vida es reforzada por su edad: más de 9 millones de años, mientras que las estrellas masivas (con masas mayores a 10 soles) no suelen vivir más de 10 millones de años.

El destino de Betelgeuse: estrella de neutrones o agujero negro

Después de la explosión de supernova, aún quedará su núcleo desnudo, el cual podría tener dos posibles destinos. En cualquiera de los casos, se convertirán en uno de los objetos más extremos del Universo.

Si los neutrones del núcleo, que se desplazan sin rumbo, logran separar la materia en partículas fundamentales, detendrán el colapso por la gravedad. De esta manera, se convertirá en una estrella de neutrones, un cuerpo denso que posee un potente campo mangético y que pueden rotar a grandes velocidades.

Pero si el núcleo que sobrevivió a la explosión conserva una masa superior a tres soles, no podrá detener su colapso gravitacional. Se contraerá hasta un tamaño tan ínfimo que no podrá soportar su propio ‘peso’. Así se convertirá en un agujero negro, un objeto extremadamente denso que atrapa todo lo que se aproxime lo suficiente, incluyendo la luz.