Pedro Salinas

Periodista y escritor. Ha conducido y dirigido diversos programas de radio y tv. Es autor de una decena de libros, entre los que destaca Mitad monjes, mitad soldados (Planeta, 2015), en coautoría con Paola Ugaz. Columna semanal en La República, y una videocolumna diaria en el portal La Mula. En Twitter se hace llamar @chapatucombi.

“No tengo el coraje suficiente para tirarme por un acantilado, pero no me opongo a que una roca del tamaño de una casa me caiga encima y me pulverice...”.

“Uno no puede ser demócrata solamente cuando la democracia nos favorece. Las reglas de juego son claras, y no pueden saltarse a la torera. La legalidad se respeta lealmente...”.

“Más importante que una Asamblea Constituyente es que se aparte abiertamente de Vladimir Cerrón, y deslinde de una vez por todas de este turbio personaje...”.

“Según IPSOS, en una encuesta publicada el domingo por El Comercio, el 26% del país ya se comió el cuentazo del fraude. Y un 27% cree que hubo ‘irregularidades marcadas’”.

“Lo único que está haciendo el fujimorismo con su insufrible berrinche es prolongar el clima de crispamiento, que ha sacado lo peor de mucha gente que parecía civilizada”.

“Una pena. Porque lo ocurrido en América TV con los diez periodistas que se vieron forzados a salir, nos deja con la sensación de que ciertas cosas no han cambiado...”.

“Pensaron que atacándolo o excluyéndolo, o segregándolo, se podía terminar con ‘el problema’. Y fíjense. Ahí está Castillo, entero como un roble...”.

“No bastará la tradicional foto del apretón de manos entre el vencedor y el derrotado. Si algo ha quedado claro en estos comicios es que existe un grueso de la población que nos ha enrostrado...”.

“No puedo estar más de acuerdo con Alberto Vergara. Los extremos han tomado por asalto la narrativa de la campaña electoral. Y eso no pinta nada bien”.

“Lo que es insufrible es que toda discrepancia te sitúa en el acto como ‘enemigo de la libertad y la democracia’. ¡Como si Keiko encarnase esos valores, que le son tan ajenos, por Dios!”.

“El postulante del lápiz, además, se dice y se desdice tantas veces, que uno ya no sabe qué versión de sus postulados es la firme y cuál es la bamba...”.

“Ambos miran hacia cualquier lado, menos hacia donde deben mirar. Ni siquiera se han puesto a pensar en que, aun si salimos de esta pandemia, habría que prepararse para la siguiente”.

“Que se comprometa a respetar la libertad de expresión. Que no indulte a Montesinos. Que no cambie a los jueces y fiscales. Que convoque a elecciones al término de su mandato...”.

“Ergo, si Keiko quiere obtener el favor de los indecisos, pues tiene que salir a conquistar esos votos. No metiendo más miedo sobre el comunismo que se instalaría con Castillo...”.

“Y con una clase política que, no solo no se ha renovado y ha rechazado reformarse, sino que nos mostrará su rostro más desagradable, el de la improvisación y...”.

“Hay un renacimiento ultraconservador y autoritario en el Perú, no lo podemos negar. Pues habrá que combatirlo para preservar el Estado de Derecho. Es nuestra garantía contra la barbarie”.

“Estos curas facciosos son una suerte de fanáticos que se sienten dueños absolutos de una verdad única e indiscutible (...) se sienten con derecho a abolir candidaturas”.

“En opinión de Mejía, Rafael López Aliaga ‘usa la mentira como verdad’. Algo que, si me preguntan, no sorprende en el candidato del Opus Dei. Pero claro. Igual no deja de llamar la atención...”.

“¿Le pidió o lo contrató? Porque si Ramírez lo hizo ad honorem, por las razones que fueran, okey. Pero si le pagaron a él también, ¿no hubo sesgo? ¿No debería transparentarlo?”

“Si gana, estamos advertidos, se levantarán en las plazas públicas las parrillas para quemar herejes, brujas y caviares. Decidan ustedes, pero por ahí va la cosa...”.

“Acepté inocularme en el sobreentendido de que se trataba de un esquema abierto y transparente, establecido con la Universidad Cayetano Heredia (...) No pedí la vacuna...”.