Carmen Merino

El exceso de trabajo puede terminar en muerte, algo que en Japón se denomina como “Karoshi”.