Un premier de raíces arequipeñas que debe mirar a las regiones

Plataforma_glr
02 Mar 2014 | 1:07 h
Carlos Herrera.
Arequipa.
 
René Cornejo Díaz asume la Presidencia del Consejo de Ministros a los 52 años.  Es el quinto premier de este régimen. Asume el encargo en medio de una tempestad política desatada por la renuncia de César Villanueva. Por eso Cornejo, arequipeño de nacimiento, agarra un fierro caliente en donde hay más posibilidades de salir chamuscado que fortalecido.
Analistas del sur refieren que el éxito de la gestión del flamante premier estará en continuar trabajando con las regiones, como lo intentó hacer su antecesor. Fracasará si se le impone el ministro de Economía, Luis Castilla, para quien no es una prioridad la descentralización de los recursos a las regiones del país.

CORNEJO POR DENTRO 
Cornejo fue vecino del Cercado de Arequipa. Junto con su familia tenía una curtiembre en la Av. La Marina. Cursó estudios secundarios en el colegio San Francisco de Asís hasta 1978.  Amigos cercanos refieren que él conocía bien el negocio de los cueros para fabricar calzado y carteras. Incluso cuando partió a Lima para cursar estudios superiores, no dejó el negocio familiar. En la capital estudió Ingeniería Mecánica Eléctrica en la UNI, en la Pontificia Universidad Católica del Perú le dieron el grado de magíster en Matemática Aplicada, además de estudiar en la Escuela de Administración de Negocios para Graduados (ESAN).
Miguel Ocharán Picchu, actual asesor del Gobierno Regional, fue compañero de estudios en la UNI. Recuerda que  cuando empezó a frecuentarlo se percató que el ahora premier se daba tiempo para comprar y enviar los insumos de la curtiembre a Arequipa. En ese entonces el negocio lo administraba su hermano Ronald.
Según registros de la Sunat, los hermanos René y Ronald fundaron en 1981 otra curtiembre llamada Cornejo Díaz Hnos. SRL. Ubicaron su local en la calle Mantaro, en la Urbanización Zamácola de Cerro Colorado. El negoció estuvo vigente hasta el 2006, en ese año  le dieron de baja.
Amigos de Cornejo sostienen que este no fue el único negocio. Junto a unos amigos a fines de los setenta, tuvo un café llamado  “La Lluvia de Oro”, en la calle Jerusalén, donde se ubica la Policía de Turismo. El negocio fue cerrado poco después que Cornejo partiera a Lima en 1981 para cursar sus estudios universitarios.
PASO POR EL ESTADO
Cornejo llegó a su primer cargo público en 2000. Dirigió hasta 2002 el Fondo Nacional de Financiamiento de la Actividad Empresarial del Estado (Fonafe). También fue secretario ejecutivo del Fondo Hipotecario de Promoción de Vivienda, del 2002 al 2004, y fue director ejecutivo de ProInversión. Renunció en 2007 por los cuestionamientos que le hizo el entonces presidente Alan García. 
Luego de abandonar la función pública, Cornejo empezó sus labores como consultor de la empresa Helios en proyectos de inversión. Llegó a Arequipa para trabajar en el proyecto Majes Siguas II, como asesor financiero. “Siempre apoyó este proyecto, lo consideraba indispensable para el desarrollo de Arequipa y del sur del país”, dice Ocharán. 
Se conoce que Cornejo también trabajó en la reestructuración del crédito con el Banco Continental y el Banco Mundial, para la construcción de la vía Atico – Caravelí.
Ocharán, quien no niega su simpatía por el primer ministro, espera que apoye a la región. “Cuando estuvo al frente del Ministerio de Vivienda, dispuso que se hicieran inversiones en obras de distritos de Caylloma. La mayoría son de canalización o rehabilitación de tambos”.
Postura similar tiene el alcalde provincial Alfredo Zegarra.Señaló que Cornejo invirtió a través del Ministerio de Vivienda más de 200 millones de soles en proyectos de agua y desagüe. Afirmó que desde el premierato debe impulsar la entrega de mayores presupuestos a los gobiernos regionales y locales que sufrieron con el recorte del canon minero.
 
NO AUGURAN BUEN FUTURO
Para el jefe de asesores del Gobierno Regional de Arequipa, Carlos Leyton, la relación del premier con las regiones estará supeditada al Ministerio de Economía y Finanzas. “Por más voluntad que haya, si Economía no lo autoriza las transferencias no se podrá hacer nada. Ya vimos cuál es la actitud del ministro Luis Castilla, que no quiere soltar más recursos a los gobiernos regionales y locales”.Leyton sostiene que este será un año difícil para el sur.  No habrá recuperación de los fondos recortados por canon.
Por su parte, el economista cusqueño Fernando Romero afirma que política de Villanueva -un premier que llevó la filosofía de descentralizar los recursos a las regiones- no será continuada por el sucesor.  “El Estado está abocado a los programas sociales y la entrega de recursos para las regiones está en un segundo plano. Una muestra de ello es que más del 60% del presupuesto de la Nación se maneja desde Lima.