El Vía Crucis de los pacientes RH (-) y O (-) para conseguir donantes de sangre

Cruda realidad. En el país el 2% de la población tiene estos tipos de sangre poco comunes y padecen cuando necesitan transfusiones. Se debe tener mucho cuidado en embarazos.

Cruda realidad. En el país el 2% de la población tiene estos tipos de sangre poco comunes y padecen cuando necesitan transfusiones. Se debe tener mucho cuidado en embarazos.

Deimar Alvis. 

Arequipa.

Nunca se interesó por conocer qué tipo de sangre corría por sus venas ni mucho menos tuvo la intención de ser una donante voluntaria. Hoy a sus 23 años, Elisabeth G. P. narra que eso cambió un lunes por la mañana de 2001. Debía llegar a las siete de la mañana a su colegio porque tenía un examen importante.

Las sábanas se le habían pegado y sin tomar desayuno cogió su mochila, salió al paradero e intentó tomar una combi al vuelo. Al poner el pie derecho, el carro arrancó. El movimiento la tiró al piso y cayó de bruces. "Apenas pude sentarme, llevé mis manos a la nariz y sentí la sangre tibia. Nunca vi tanta sangre. Me asusté y desmayé”, dice mientras sonríe.

En el hospital el médico le explicó que necesitaba una transfusión sanguínea. Pero su sangre no era común. Era del tipo RH negativo. En el Perú apenas el 2% de la población tiene este tipo de sangre. Su madre empezó a llamar a toda su familia. ¿De dónde vamos a conseguir dos unidades de RH negativo?, repetía por el celular.

En hospitales

Sus padres y dos hermanos mayores  fueron a tocar las puertas de hospitales, casas, iglesias, y hasta buscaron a los traficantes de sangre, conocidos como “vampiros”. Pasaron dos días cuando un padre de la parroquia “El Buen Pastor”, en Selva Alegre, avisó que un pastor recién llegado de Estados Unidos tenía esa sangre. 

Pero faltaba otro donante. Su padre llamó a su primo Daniel, que vivía en Lima. Él dijo que tenía un compañero de trabajo que poseía ese tipo de sangre. “Recuerdo que mis padres le rogaron por teléfono para que hable con su amigo. El señor aceptó y prometió llegar en el primer vuelo a Arequipa. “Al cuarto día recién me operaron. Juré que nunca daría la espalda a quien requiera mi sangre. Fue una lección de vida”.

Como Elisabeth, uno de cada cien peruanos padece un verdadero Vía Crucis cuando necesita una transfusión sanguínea. Los hospitales casi siempre están desabastecidos y conseguirla es una tarea titánica.

Sin donantes

Percy Miranda Paz, responsable del Laboratorio Regional de la Gerencia de Salud,  afirma que además de los accidentes, el tratamiento de enfermedades genera una demanda no solo de la sangre universal (O RH positivo, O RH negativo,  A positivo, B negativo, entre otras que son las comunes) sino también de la RH negativo y O negativo, que son las más raras.

El panorama es grave. Según las estadísticas, el 95% de donantes en Arequipa son familiares y el 5% restante son de voluntarios, lo que pone en evidencia la escasa cultura de donación que hay en el país.

En la región no hay grupos o asociaciones conformadas por personas de estos tipos de sangre poco comunes. El jefe del Departamento de Patología del hospital Honorio Delgado, Edwin Bengoa Feria, indica que cuando se requieren donantes de RH negativo y O negativo, el nosocomio tiene contactos que cuentan con la sangre compatible. 

Problema embarazoso

Cuando una mujer con cualquiera de estas dos sangres se embaraza, se debe tener mucho cuidado. Manuel Rivas Chávez, médico hematólogo, explica que si ella es RH negativo y su pareja es RH positivo, es posible que el bebé adquiera una de ellas. Si hereda la del padre, es probable que el cuerpo de la gestante al entrar en contacto con la sangre del embrión, asuma que se trata de un elemento extraño (glóbulos rojos distintos) y por un mecanismo inmunológico generará anticuerpos que atacarán y destruirán al feto. Sostiene además que este problema también pone en peligro la vida de la madre.

Rivas señala que mayormente en los hospitales como el Goyeneche, Honorio Delgado y los nosocomios de EsSalud, las personas que requieren sangre son aquellas que tienen cáncer. Estas necesitan una o dos unidades al mes para su tratamiento.

Los que sufren de leucemias agudas, solicitan una a dos transfusiones a la semana,  o aquellos que padecen de aplasias medulares, estos pacientes cada mes tienen que recibir tres a cuatro transfusiones. “Debemos saber que esto es aún peor para aquellas personas que padecen estas enfermedades y tienen el tipo RH negativo”, recalca el especialista, porque no es fácil conseguir esta sangre.  

CLAVES

Hay que recordar que de una unidad de sangre se benefician tres pacientes y si una de las unidades está infectada se puede producir una infección en cadena.

Los 172 centros de hemoterapia del país casi siempre están desabastecidos de unidades de sangre RH negativo y O negativo, y los traficantes andan a la caza de familiares desesperados.

El único club que existe en el Perú con el tipo de sangre RH negativo es: rhnegativoperú@rhnegtivoperu.com. Este se creó en el 2000 por iniciativa de 20 personas.

 

Te puede interesar

CONTINÚA
LEYENDO