Especial de las elecciones / Las metas trazadas por Hugo Otero, militante aprista y gurú del marketing político

AGP y la campaña del APRA

En olor a multitud

Las metas trazadas por Hugo Otero, militante aprista y gurú del márketing político, quien está detrás de la campaña publicitaria del candidato del PAP.


La campaña de Alan García a la presidencia de la República no empezó precisamente cuando él llegó al país tras un exilio de nueve años. Comenzó meses antes de pisar suelo peruano. Empezó cuando la militancia aprista salió un día a las calles, hace ya varios meses, llevando carteles con la sonriente fotografía del líder ausente y la frase "Alan vuelve".
"En un inicio fue una campaña al interior del partido, que luego, al fragor de las protestas contra el fujimorismo, se hizo más visible", dice el publicista Hugo Otero, director nacional de imagen y publicidad del APRA.
La etapa del "Alan vuelve" se llevó a cabo para contrarrestar la persecución y ataques de todo tipo contra el líder aprista durante sus años de exilio. "Para el 2000, la resistencia de la población contra la figura de Alan García era del 80 por ciento, fruto de la falsa imagen que Fujimori y sus secuaces le hicieron. Queríamos revertir esa situación", dice Otero.
Avanzando contra el rechazo inicial de la población, pronto la idea del retorno del ex presidente se hizo más digerible. Otero explica que tras esta primera etapa, pasaron a una campaña mucho más grande y compleja que era la de ganar credibilidad y confianza. Así nació la campaña "Alan Perú", que se extendería a lo largo de toda la carrera electoral.
Esta segunda etapa se inició casi con la llegada del ex presidente al país, y puso el acento en: 1) la autocrítica de la crisis vivida durante su gobierno, 2) la respuesta a las acusaciones que se le hicieron y se le siguen haciendo, y 3) las propuestas para un eventual nuevo gobierno aprista.
"En el tiempo que llevamos trabajando, alrededor de dos meses, hemos logrado grandes avances. Para empezar, actualmente la resistencia de la población contra Alan García ha bajado a 38 por ciento. Es decir que en sólo dos meses hemos contrarrestado casi diez años de ataques. En este momento ya casi nadie discute su presencia en el Perú y en la elección. Nadie piensa en unas elecciones sin él", explica Otero.
La campaña "Alan Perú" consiste en presentar al candidato como una persona integradora del Perú que propone desarrollo con justicia social. Para su equipo publicitario, lo más destacable de García es que trae propuestas que sostienen una visión del Perú y que están lejanas del neoliberalismo que ñsegún dicenñ proponen los demás candidatos.
Hasta el momento, el APRA ha puesto seis spots de treinta segundos cada uno en el aire. La propuesta es simple: Alan García es efectivo hablándole en forma clara y sencilla al elector. Por eso sus spots lo presentan en medio de una multitud, para que luego su rostro emerja y aparezca frente a la pantalla sobre un fondo negro. Entonces hace su propuesta mirando a los ojos al televidente.
"El tiene propuestas claras: rebaja de tarifas para las mayorías, acceso a internet para los jóvenes, banco agrario para los agricultores, aumento de sueldos y pensiones para los trabajadores y jubilados, etcétera. Cada spot va dirigido a un segmento específico", explica Otero.
El equipo de Otero también ha producido 8 spots más de dos minutos y medio cada uno para la franja electoral. Allí se da a conocer con más detalle las giras y propuestas de García. "En estos spots damos a conocer la relación que establece la población con el candidato, y cómo él se dirige a los electores", precisa Otero. Estos spots no se ven mucho, pero son efectivos en cuanto a que demuestran la empatía candidato-pueblo, que a veces es escamoteada en los noticieros.
"La mayoría de los electores peruanos tiene una gran desconfianza contra la clase política, y se encuentra defraudada del quehacer político por el escándalo del fujimorismo. A ellos apuntamos ahora, transmitiendo la imagen de un candidato maduro, con más experiencia, y con un discurso para las grandes mayorías", dice Otero.
El jefe de imagen aprista discrepa de los colegas que tienen a cargo la campaña de los demás candidatos. Otero no cree que un candidato deba ser "vendido" como si fuera un producto. "No estoy de acuerdo con eso, a pesar de que yo trabajo desde hace muchos años en publicidad. Una persona habla, propone. Un producto, no. No se puede aplicar el mismo principio a ambos", precisa.
Desde ese punto de vista, Otero asegura que Alan García es un candidato con mayores cualidades que el resto. "Además, más que un candidato, Alan García es un líder natural". Para Otero, cuando las elecciones hayan culminado los otros candidatos volverán a ser figuras políticas nada más; pero Alan García seguirá siendo un líder histórico dentro de su agrupación. "La campaña Alan vuelve, que reagrupó a los apristas y los ha hecho recuperar parte de un electorado perdido, lo demuestra".
En esta oportunidad, a diferencia de 1985 en que García cambió radicalmente de look, su equipo publicitario ha decidido mantener su imagen tal cual. Lo más sencillo posible, en palabras de Otero. Más cuajado, más sosegado, más maduro. Así ha encarado Alan García esta elección 2001.
Para el rush final ñestamos a menos de un mes de las eleccionesñ continuarán los mítines en ciudades importantes como Cajamarca, Huánuco, Cerro de Pasco, Tarapoto y Huancayo. También habrá mítines en la capital y, ahora sí, mayor presencia en los medios de comunicación. (La aparición en los programas de Magaly Medina y Mónica Zevallos, además de numerosas entrevistas, es parte de ello).
"Para las últimas semanas también vamos a hacer algunos spots nuevos, de acuerdo con las necesidades", dice Otero. El APRA, y Alan García, apuntan a los indecisos. "Hay un voto escondido", ha dicho el candidato. Otero dice que ese voto está en las grandes mayorías, aquellas que alguna vez le dieron su voto a García y que ahora lo están pensando. "A ellos apuntamos", confiesa.


Alan Perú

En Lima, un 23 de mayo de 1949, bajo el signo de Géminis, nació Alan García Pérez. Treinta y cinco años después ocuparía la presidencia del Perú. Fue hijo de comprometidos militantes apristas: su padre sufrió prisión, y por ello sólo pudo conocerlo cuando él tenía cinco años, y su madre siempre colaboró con la causa aprista refugiando a muchos compañeros perseguidos. AGP estudió la secundaria en el colegio José María Eguren de Barranco, y ya desde entonces empezó a desenvolverse en los círculos del partido fundado por Haya de la Torre. Era 1966 ñél tenía 17 añosñ cuando se convirtió en militante oficial del APRA.
Poco después inició sus estudios universitarios en la Pontificia Universidad Católica y en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, donde se graduó de abogado en 1971. No se quedó en el Perú al concluir la carrera. Al año siguiente hizo un post-grado en Ciencias Políticas en la Universidad Complutense de Madrid. Y en 1973 hizo estudios de Sociología en la universidad La Sorbona, París. Ahí compartió las mismas aulas con Víctor Polay Campos, entonces militante aprista, quien años después sería fundador del Movimiento Revolucionario Túpac Amaru (MRTA), hoy encarcelado de por vida por terrorismo.
Cuando volvió al Perú, Alan García ya era considerado uno de los más promisorios "cuadros jóvenes" del Partido Aprista Peruano. En 1978 se convirtió en el miembro más joven de la Asamblea Constituyente, que presidió Víctor Raúl Haya de la Torre, histórico líder del APRA. Y en 1979, Alan García fue elegido ñcon 30 años apenasñ Secretario Nacional de Organización del partido.
Al año siguiente, Fernando Belaunde, líder de Acción Popular, ganó la Presidencia de la República por segunda vez, mientras que el joven Alan García fue elegido diputado. Fue por estos años que empezó a destacar como un político inteligente y muy aguerrido en la polémica. Hasta hoy es recordada su intervención contra Manuel Ulloa, ministro de Economía de la época, en una interpelación que tuvo lugar en el Congreso. En 1983, cuando todavía era diputado aprista, ocupó la Secretaría General del partido. Con ello, su candidatura a la presidencia en el 85 estaba cantada. Así fue.
El año 83, Alfonso Barrantes, líder de Izquierda Unida, ganó la alcaldía de Lima. Y en la elección presidencial de 1985 se convirtió en el principal rival de Alan García. No fue suficiente el carisma del recordado "Frejolito" para vencer al candidato aprista. García ganó la primera vuelta con más del 45% de los votos, y el representante de IU desistió de ir a la segunda vuelta. Los peruanos recuerdan lo que siguió: Alan García empezó su gobierno con grandes esperanzas, pero su gestión culminaría en medio de una inflación galopante y gran malestar social.
Con el triunfo de Alberto Fujimori en el 90 y el autogolpe en 1992, Alan García tuvo que salir del país y pasó los últimos nueve años entre Colombia y Francia. En el ínterin escribió algunos libros y fue víctima de una persecución prolongada. En el 2000 anunció su retorno. En el 2001, cuando el fujimontesinismo cayó víctima de su propia podredumbre, Alan García volvió al Perú. Hoy, a los 51 años, es nuevamente el candidato del APRA a la presidencia de la República. Más maduro, más experimentado, espera que el pueblo le dé una segunda oportunidad.


El entorno

Todos los hombres del ex presidente
 

 

Para los apristas no hay mejor candidato que Alan García. Ningún otro tiene su carisma, su capacidad oratoria, su conocimiento de la realidad nacional y su dominio de escena, dicen. Pero los tiempos de los caudillos, de los líderes mesiánicos, de los iluminados ya han pasado. Hoy es indispensable trabajar en equipo. El Apra, además de su líder carismático, tiene a muchos hombres trabajando en el Plan de Gobierno que aplicarían de llegar a Palacio. Y en la lista al parlamento, entre líderes de vieja data, militantes poco conocidos y gente invitada, también hay personajes destacados. Aquí algunos nombres.

El equipo
El jefe del equipo de plan de gobierno del APRA es David Tejada, ministro de Salud durante el gobierno aprista, quien se encarga además del área de Salud. El coordinador general es Javier Tantaleán, quien fue director del Instituto Nacional de Planificación con Alan García. Quien jefatura el equipo económico es Enrique Cornejo, primer director del Instituto de Comercio Exterior en el gobierno aprista y hoy catedrático de la Universidad de Lima. Otros miembros del equipo son Roberto Angeles, ex ministro de Agricultura del gobierno aprista y catedrático en la universidad Villareal, encargado del agro. En la parte de análisis político están Mercedes Cabanillas, Jorge del Castillo, César Zumaeta, Mauricio Mulder, Luis Gonzales Posada, Armando Villanueva, entre otros. La parte de la movilización está dirigida por el ex diputado Wilbert Bendezú, y en organización se encuentra Carlos Arana, empresario y actual encargado de la secretaría nacional de organización.

La plancha
José Murguía Zannier. Candidato a la primera vicepresidencia de la República. Ingeniero graduado en la Universidad Nacional de Ingeniería, Magister en Planificación Urbana y Regional del Instituto Tecnológico de Georgia, Estados Unidos, y Magister en Construcción en la UNI. Ha sido alcalde de la Municipalidad Provincial de Trujillo durante cuatro periodos consecutivos (desde 1990 hasta la actualidad), y es uno de los líderes no capitalinos de mayor peso político dentro del APRA.
Fue ministro de Transportes y Comunicaciones durante el gobierno aprista y presidente de la Asociación de Municipalidades en 1995, durante el régimen de Alberto Fujimori. Durante esos años, fue un férreo opositor al fenecido régimen y una de las autoridades locales que más criticó la falta de coordinación del gobierno con los municipios durante el Fenómeno del Niño. En la última década Murguía ha consolidado su liderazgo en uno de los históricos bastiones apristas.
Jorge del Castillo. Candidato a la segunda vicepresidencia de la República. 50 años, casado, abogado. Estudió Derecho y Ciencias Políticas en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, y desde entonces se convirtió en militante del Partido Aprista Peruano en el Comando Universitario de esa universidad. Magister en Derecho Constitucional por la Pontificia Universidad Católica del Perú, fue alcalde de Barranco en el periodo 1984-86 y prefecto de Lima en el 85-86.
Con el apoyo de Alan García fue elegido alcalde de Lima en 1987, en una elección en la que derrotó a Alfonso Barrantes Lingán. En 1990 fue diputado y en 1995 congresista de la República. En enero de 1999 fue elegido Secretario General del Partido Aprista Peruano y todavía ocupa ese cargo. Es conocida la defensa que hizo Jorge del Castillo del líder aprista Alan García en los juicios que le siguieron durante su ausencia. Es uno de los líderes apristas más respetados por su honestidad y lucha contra el fujimorismo.

La lista


En la lista al Congreso hay conocidos dirigentes apristas, como la ex ministra de Educación Mercedes Cabanillas (1), el propio Jorge del Castillo (2), Elvira de la Puente (3), César Zumaeta (5), todos miembros del actual Congreso y reconocidos por la tarea opositora cumplida en los últimos años. También están el abogado y periodista Mauricio Mulder (8), y figuran como invitados Carlos Blancas (6), ex ministro de Trabajo durante el gobierno de Alan García, y María del Pilar Tello (7), columnista de La República y dirigente de Demos, la organización fundada por Gustavo Mohme Llona. Entre los cuadros jóvenes destacan Gerardo Castro (28) y Oscar Serra (29) en la lista por Lima. En provincias, Luis Gonzales Posada, ex canciller del gobierno aprista, encabeza la lista de Ica; en La Libertad, Luis Alva Castro y Luis Santa María, ex ministros apristas, son el número 1 y 2, respectivamente; en Ayacucho encabeza la lista Omar Quesada, abogado, actual secretario de organización del APRA, ex alcalde de Huanta durante la época del terrorismo. En Cusco la cabeza de lista es el empresario y militante Juan Figueroa, considerado entre los mejores cuadros jóvenes del partido. En el Callao, Luis Negreiros, reconocido líder sindical y figura aprista es el número 1.


 

Plan de gobierno Propuestas para un futuro diferente
El APRA aspira a constituir la más sólida bancada en el próximo Congreso que regirá de julio del 2001 al 2006. De acuerdo con sus proyecciones, podrían sumar 30 parlamentarios. De modo que será el Legislativo uno de sus principales palancas para ejecutar el Plan de Gobierno que han diseñado en caso Alan García Pérez conquiste la presidencia de la República.
En una suerte de "Plan Básico para salir de la crisis y consolidar la democracia", la cúpula del Partido Aprista Peruano (PAP) ha dividido en diez sus objetivos centrales en el Legislativo, triunfe o no García.

1. Economía y Finanzas, sectores productivos y servicios. Primero que todo, la Ley de Creación del Banco Agrario. También se promoverá una ley para devolver a los fonavistas que no han recibido sus lotes de viviendas por intermedio de ENACE o FONAVI el total actualizado de sus aportes. Y se paralizará la privatización de todos los puertos del país. También debe añadirse la formulación de la Ley General del Canon, que definirá el tratamiento de la participación de las regiones y municipios provinciales en la exportación de los recursos naturales ubicados dentro de sus ámbitos jurisdiccionales políticos. La bancada ha previsto además la creación del Programa de Rescate Patrimonial de Prestatarios de Créditos de Consumo y Microempresa (PROCONMI) para reactivar la demanda interna.

2. Sociedad Civil y partidos políticos. La célula aprista promoverá una legislación para el acceso equitativo de los partidos políticos, agrupaciones independientes y alianzas, a los servicios de radiodifusión en campaña electoral. Plantearán la suscripción de un protocolo de eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer. Modificarán la Ley de Conciliación y la que amplía la cuota de participación de la mujer en listas de candidatos al Congreso y regidurías. Y plantearán la reforma del artículo 99 de la Constitución sobre el número de congresistas.

3. Restablecimiento del Estado de Derecho. En este campo, debido a que el Apra fue uno de los partidos que combatió a la dictadura, posee una amplia experiencia que servirá para la formulación de una ley para el objetivo. Planteará una resolución legislativa del Congreso para derogar todos los decretos leyes inconstitucionales y la reincorporación de magistrados del Poder Judicial y del Ministerio Público.

4. Reformas constitucionales. La bancada aprista pedirá el retorno del sistema bicameral en el Poder Legislativo, así como la ratificación de ascensos militares por parte del Congreso. También se han propuesto reincorporar los derechos sociales y laborales eliminados por la Constitución de 1993.

5. Reforma, modernización, descentralización, regionalización y municipalización del Estado. La punta de lanza de este programa es la formulación de una ley para la elección de gobiernos regionales en cada departamento. Formulación de incentivos especiales para la Amazonía. También se planteará un proyecto de Ley de Bases de la Descentralización, lo que incluye reformas relacionadas con la estructura económica y administrativa, con la finalidad de realizar una distribución equitativa del poder. Una nueva Ley Orgánica de Municipalidades y otra Ley de Reforma, Modernización y Descentralización del Poder Ejecutivo y Otras Instancias del Estado está en la cartera de prioridades de los apristas.

6. Fomento del empleo, desarrollo social y superación de la pobreza. El énfasis se dirigirá a la creación del Consejo Económico y Social, que había planteado Víctor Raúl Haya de la Torre. Reconversión del Ministerio de la Presidencia en un Ministerio de Planificación y Desarrollo Social, con no más del 1 por ciento del presupuesto público. También recuperarán del olvido una obra suya declarando mediante una ley de necesidad pública el urgente funcionamiento del sistema de Transporte Rápido y Masivo del Tren Eléctrico, de Pucusana hasta Comas y de Callao a Ate-Vitarte. También se promoverá la institución del Fondo de Desarrollo Social, destinado a combatir la pobreza en todas sus manifestaciones. Entre las tareas primordiales, además se ha considerado la constitución de autoridades autónomas para el manejo del Proyecto Especial Cajamarca-Amazonas, el Proyecto Especial Tumbes-Piura y el Proyecto especial Loreto.

7. Educación, cultura y deporte. Modificación de la ley que nombra a profesores contratados al servicio del Estado para su ingreso a la carrera pública del profesorado. Aprobación de la Ley General de Educación, en concordancia con la reforma curricular que se ejecutó durante el régimen aprista. Asimismo, dar por terminada la reorganización en las universidades Mayor de San Marcos, Enrique Guzmán y Valle-La Cantuta, José Faustino Sánchez Carrión, Hermilio Valdizán y San Luis Gonzaga. También el Apra se ha planteado la modificación de la Ley de Creación del Colegio Profesional de Profesores del Perú y de la Ley que crea la Universidad Nacional Tecnológica de San Juan de Lurigancho

8. Salud, seguridad social, jubilación y régimen laboral. Para este sensible asunto, el APRA tiene listo el proyecto de ley para la fiscalización e inspección de los "services". Se revisarán, entre otras, las leyes de los Regímenes Laborales de los Sectores Público y Privado, y del Sistema Privado de Pensiones (reducción de la edad de jubilación). La modernización de la Seguridad Social, la exoneración del IGV para los medicamente contra el cáncer y la obligatoriedad de la atención gratuita, aparecen entre los primeros proyectos legislativos de la nueva célula parlamentaria.

9. Recursos naturales, ecología y medio ambiente. Los apristas van a impulsar el desarrollo sostenible de la Amazonía y al mismo tiempo formularán una ley para la protección del medio ambiente en particular en las bahías de la costa.

10. Justicia y fiscalización, seguridad ciudadana y defensa nacional. Con una Ley de Transparencia de la Función Pública, la célula del PAP se propone combatir a la corrupción. También incluirá la Ley de la Contraloría General de la República, para recuperar a tan importante organismo venido a menos. Y se establecerá una red de oficinas de Auditoría Interna en todas las instituciones públicas. En el ámbito castrense, se planteará la Ley de Modernización de las Fuerzas Armadas (quieren ejecutar una reingeniería dentro de los institutos armados). Habrá asimismo una Ley de Fiscalización de los Recursos de la Caja de Pensiones Militar Policial, para recuperar el dinero desaparecido durante el régimen fujimorista. En cuanto a la recuperación de la capacidad operativa de las Fuerzas Armadas, se ha proyectado constituir un Fondo de Defensa Nacional. Y para el combate al narcotráfico está prevista una Ley sobre el Sistema de Control de Drogas. La Ley de Serenazgo que tienen en cartera busca proveer de un marco legal a esta forma de seguridad que contribuyó a la pacificación.

 

Te puede interesar

CONTINÚA
LEYENDO