Escribe Juan De la Puente Email: kotosh@larepublica.com.pe El gobierno ante el

La presencia en el Congreso del primer gabinete del presidente Alejandro Toledo corría el riesgo de echarse a perder envuelto en el debate de la delegación de facultades, una ruta que trata de forzar el ministro de Economía, Pedro Pablo Kuczynski , ávido por tener las manos libres para ejecutar una versión personal del programa económico, con razonable énfasis en la reactivación pero subestimando las reformas.
No obstante, el ingreso del primer ministro Roberto Dañino en el ruedo, esta semana, ha desactivado la bomba y dejado ver otro camino para las relaciones entre el Ejecutivo y Legislativo. La nueva versión oficial que hoy compite con la de PPK señala que no se trata de arrancarle al parlamento facultades para decidir, sino tomar acuerdos en conjunto. Vistas las cosas con realismo, esto no es un viraje cualquiera sino del establecimiento de una política de cooperación con el Congreso, despreciando la opción de la confrontación o el uso del parlamento como un apéndice del gobierno.
La gestión de Dañino permite tener un panorama más claro de lo que acontece en el gobierno. La primera visión es la amplia libertad que permite el presidente para el juego interno entre sus ministros en calidad de portavoces de un segmento del poder; práctica saludable y característica típica de la democracia. Al estar en vitrina, son ellos los que responden por sus actos; de los ministros, más que del presidente, depende la estabilidad y los logros en sus respectivos sectores. Con este juego, se fortalece la figura del presidente por encima de las contradicciones, el gran árbitro y vértice de los consensos.
La segunda evidencia, la más importante, es la que indica que en el gobierno existen óy coexistenó por lo menos dos versiones de programa. Como lo acabamos de anotar, una de ellas levanta con más fuerza la reactivación, haciendo de ésta el núcleo de la transición, la piedra de toque del proceso. Sin embargo, en esta lectura de las urgencias del Perú, la reactivación parece valer por sí misma, no está asociada al empleo y al incremento de sueldos. Para Kuczynski la clave es la inversión y no necesariamente la demanda.
La otra opción ha empezado a ser explicada por Dañino en las discretas rondas de consultas que está llevando a cabo con los voceros de los partidos representados en el Congreso. Esta versión coloca en el mismo nivel de importancia, ritmo y urgencia la reactivación y las reformas. En esa dirección, la delegación de facultades no tiene el valor de victoria o muerte que algunos, cada vez son menos, pretenden otorgarle.

Las diferencias se presentan como si fueran sólo de estilos. Sin embargo, no nos engañemos, es una brecha más grande. Dañino parece entender mejor la demanda de institucionalización democrática, y por eso busca aliados en lugar de enfrentarse al Congreso. El primer ministro sintoniza más con el temperamento concertador que domina el Congreso, y ubicándose en esa posición es un aliado privilegiado del ala social del gobierno y de la bancada de Perú Posible.
En este esquema, la figura de Dañino emerge como el negociador que requiere el Congreso, la virtud que al parecer lo ha traído al gobierno. Más allá de las dotes personales, es la opción que prolonga hasta el parlamento la política de consensos que le interesa a Toledo.
La búsqueda de aliados se ha tornado una tarea de primer orden para los ministros. Estas semanas caminaron con cierto éxito en esa dirección Nicolás Lynch , de Educación, Fernando Villarán , de Trabajo, Luis Solari , de Salud, David Waisman , de Defensa, y Fernando Olivera , de Justicia. Por su cuenta, por instinto o por vocación, están abriendo las puertas a la sociedad, usando su cuota de libertad política.

En cambio, PPK parece prisionero de la reactivación; hasta hoy ha repetido el rito de los ministros de Economía del fujimorismo que acudían al parlamento a pedir facultades o para arrear a los congresistas por alguna ley supuestamente urgente. El titular del MEF no acumula consensos, salvo algunos empresarios angurrientos de prestigio. El ministro de Economía parece no entender la lógica de la transición y pierde aliados con más prisa de la esperada.
Este balanceo de tendencias acompañará sin duda al gabinete en su presentación ante el Congreso. Ante el parlamento y ante el país, el primer gabinete del presidente Toledo está obligado a llegar con un programa más que con un listado de pedidos. El mensaje de Dañino es clave, será la conversión de las ofertas electorales en instrumentos de política. Según se sabe, el primer ministro conversa por estos días con los partidos incluso del destino de la Constitución de 1993. Sabe que es el gobierno el que debe apurarse, y no el Legislativo.
Este escenario se presenta promisorio para el gabinete. Ello no podrá evitar que en adelante Dañino y Kuczynski corran en paralelo, cada cual con su estilo. Si todo dependiera del respetable y del libre juego de la política, el primer ministro sería quien imponga en el gabinete su temperamento para tratar los complejos temas de Estado.

(*) kotosh@larepublica.com.pe

EN BREVE


¿Montesinos libre en el 2003?

Como lo oye. Por lo menos es una posibilidad que el congresista Heriberto Benítez no cree lejana, luego de considerar la legislación penal vigente y el ritmo con el que avanzan las investigaciones sobre el ex asesor. Benítez opina que, tal como va el trabajo en los seis juzgados anticorrupción, entorpecido a cada momento por las maniobras dilatorias del inculpado, y tomando en cuenta que en las investigaciones del Congreso también hará falta interrogarlo, podrían pasar muchos meses antes de que se le dicte a Montesinos la primera sentencia. El Art. 137 del Código Procesal Penal precisa que en un proceso como el del mafioso ex capitán la detención del inculpado no durará más de treinta meses. Si al vencer este plazo no se ha dictado sentencia alguna, "deberá decretarse su libertad inmediata". En diciembre del 2003, o a lo más en enero del 2004, Montesinos, hábil, mañoso en estos menesteres, podría interponer un hábeas corpus para obtener su libertad vigilada. Eso ha ocurrido en la primera mitad del año con 190 procesados por narcotráfico, según lo denunció hace poco un diario local y lo recuerda ahora el propio Benítez. Sin embargo, para el penalista Luis Lamas Puccio ello no ocurrirá dada la cantidad de procesos que afronta el mafioso ex capitán. Los inculpados por narcotráfico que fueron liberados bajo vigilancia afrontaban un solo proceso cada uno. Montesinos afronta 51, y es probable que la cifra aumente a medida que se conozcan sus nuevas tropelías. Con lo que el plazo de treinta meses de detención se va renovando cada vez. El delincuente no saldría libre hasta que culmine su condena. Y si es cadena perpetua, la pena máxima para varios de sus delitos, no volvería a pisar las calles nunca más.

Profilaxis en el Ejército

El general EP Víctor Bustamante Reátegui, flamante Comandante General del Ejército, tendrá una ardua tarea para extirpar el cáncer de la corrupción al interior de esta institución castrense. Muchos oficiales montesinistas, a quienes se conocía como miembros de la "marea roja", aún continúan en sus puestos, pese a los reiterados anuncios de moralización. Aquí algunas perlas:
-Tte. Coronel Manuel Llona Ramos. Experto operador psicológico, trabajó bajo las órdenes de Julio Salazar Monroe en el SIN. Su misión era infiltrarse como ayudante y edecán de las autoridades civiles y militares para espiarlas y controlarlas.
-Tte. Coronel Aldo Clavo Peralta. Durante la gestión de César Saucedo Sánchez fue jefe del SINGE (Servicio de Ingeniería del Ejército), donde realizó compras "irregulares".
-Coronel José Aguirre Alván. Director de la Escuela de Caballería entre 1999-2000, donde se denunció la venta de los exámenes de conocimientos para los ascensos.
-Tte. Coronel Jorge Celis Kuong. Trabajaba en la Escuela de Caballería como jefe de evaluación, coordinó con los demás subdirectores de las otras Escuelas de Armas y Servicios para hacer un "intercambio" de los exámenes, y dárselos a oficiales que trabajaban en el resguardo de Fujimori y en el SIN.
-Coronel Rubén Ibáñez Vásquez. Trabajó en el SIN durante los años 1994 y 1995, fue convocado por Montesinos para integrar el primer equipo de trabajo de la Dirección de Operaciones Psicológicas del SIN, con miras a la primera reelección de Alberto Fujimori. Fue recompensado con un viaje a los EEUU.
-Coronel Rudiar Donayre Goth. Uno de los colaboradores principales del coronel Roberto Huamán Azcurra, experto en chuponeo telefónico, fue infiltrado en el Ministerio de Transportes y Comunicaciones.
-Coronel Abel Marocho Rojas. Trabajó con el general EP Nazario Mercado, jefe de la Casa Militar, en la recolección de ropa, computadoras, enseres y donaciones, que Fujimori repartía en asentamientos humanos y provincias el año 2000.
-Coronel Walter Jibaja Alcalde. Fue destacado por Montesinos a la Casa Militar. Premiado con un puesto "creado" de Oficial Adjunto en la agregaduría militar en Washington, donde permaneció dos años.
Según fuentes castrenses, las promociones jóvenes del Ejército esperan que se predique con el ejemplo. El general Bustamante tiene la última palabra.

Asesores y transparencia


Durante una década el cargo de asesor presidencial estuvo asociado a una práctica oscura y bastante sórdida. Montesinos, quien principalmente lo detentó, al igual que otros que ahora parecen ocultos bajo tierra, actuaron siempre a la sombra, tramando intrigas y corrupciones. De allí que resulta saludable la decisión del nuevo gobierno de hacer pública la relación de asesores que asistirá al presidente Toledo en diversas materias. Así, al nombramiento oficial de Fernando de la Flor y Luis Arias Graziani, quienes como expertos en el sector Defensa y en el tema de la reducción de los gastos en armas acompañaron al Jefe de Estado en su visita a Chile, se sumarán en los próximos días César Rodríguez Rabanal, Esteban Silva, Juan Sheput, César Almeyda y Luis Chuquihuara. Una somera revisión de la trayectoria de los convocados por Toledo revela que cada uno domina un campo específico de la administración pública. Su aporte por eso resultará clave tanto para orientar las decisiones de gobierno como para restaurar la imagen de un cargo -el de asesor presidencial- tan desprestigiado por Vladimiros, Absalones y poderosos personajes que se acercaron al dictador para lograr prebendas económicas y favores políticos.

Fujimoristas reciclados


No son pocos los avispados ex asesores y ex funcionarios del fujimorato que, "redemocratizados" de la noche a la mañana, ahora pugnan por un puesto de confianza en alguna cartera ministerial o al lado de ciertos desmemoriados e ingenuos miembros del Congreso. En los corrillos del Palacio Legislativo se comenta con ironía, y a veces con justificada indignación, las visitas que ciertos consejeros parlamentarios de montesinistas recalcitrantes (Larrabure, por citar uno de los casos de los que más se habla) ahora tocan las puertas de ministerios y recuerdan que alguna vez -en sus años mozos- fueron "demócratas, combativos" y, acto seguido, solicitan trabajo con la mayor frescura del mundo.

Amor en democracia


Amar al Perú significa amar la verdad, el trabajo y la honestidad. Asociar el afecto y la fidelidad al país con el respeto y la práctica de ancestrales valores humanos, es el objetivo de la última iniciativa del Colectivo Sociedad Civil. Premunidos de ese espíritu, el viernes pasado sus integrantes difundieron postales que combinan el viejo adagio andino "Ama sua, ama quella, ama llulla", con una frase concisa pero rotunda en su contenido: "Ama al Perú". Las cinco postales dirigidas a los poderes Ejecutivo, Legislativo, Judicial, y a los poderes ciudadanos (medios de comunicación y sociedad civil), apelan al quechua y al castellano para proponer una tarea urgente después de la restauración de la democracia: erradicar la corrupción y la inmoralidad -que nos rodea-, manteniendo una actitud vigilante y fiscalizadora no sólo frente al poder y sus funcionarios, también en todos los ámbitos de la experiencia cotidiana. Esta aspiración quedó lúcidamente resumida en un párrafo del comunicado que el CSC difundió junto con las postales: "No lograremos una democracia madura sin ciudadanos políticamente responsables y organizados. No construiremos una democracia auténtica mientras el comportamiento ético siga siendo visto como hábito de ingenuos. No habrá una democracia para todos en un país en el que sus dos grandes lenguas ñel castellano y el quechuañ, y por lo tanto sus culturas y sus gentes, se ignoran mutuamente".

La República digital
Más de veinte mil lectores cada día


A cinco años del lanzamiento de La República en internet, tenemos suficientes motivos para estar satisfechos con los niveles de lectoría alcanzados tanto en el Perú como en el extranjero. El más reciente reporte de las "sesiones de usuario" (lectores de la página web de La República) revela que cada día un promedio de 20,707 cibernautas ingresan en la edición digital de nuestro diario. Se trata sin duda de una de las publicaciones electrónicas más influyentes del país, lo cual dice mucho de la credibilidad que hemos sabido cultivar y de la preferencia de la opinión pública.
Nuestra edición digital fue lanzada en setiembre de 1996 y, además de constituirse en una publicación de vanguardia, resultó gravitante para informar y denunciar ante la comunidad internacional los estropicios del régimen depuesto de Alberto Fujimori.
El reporte que reseñamos aquí precisa que desde junio de este año se registran al mes un promedio de 281,944 sesiones de usuarios y 17 millones de hits (acceso a secciones, suplementos, noticias específicas o material gráfico). Los días de mayor consulta son los viernes, sábados y domingos, y, quizás lo que más nos sorprende, es que aproximadamente la mitad de las conexiones diarias a La República digital -algo más de 10 mil- se realizan desde Estados Unidos (Virginia, California, Georgia, Minnesota, New Jersey, New York, Florida, Oregón, Texas, Massachusetts). El segundo lugar lo ocupan lectores que residen en el país. También figuran en los primeros quince lugares internautas de Canadá, Japón, Alemania, España, Brasil, Gran Bretaña, Australia, Argentina, Suiza, Francia, Suecia, México e Italia.
El número de nuestros lectores on line se ha cuadruplicado en poco más de dos años (en enero de 1999 registraba 5,996 sesiones de usuario), incremento que revela una tendencia sostenida y que nos alienta a esforzarnos para mantener y ampliar esa preferencia que ahora nos enorgullece.

Te puede interesar

CONTINÚA
LEYENDO