Señora Ejecutiva

Emprendedora Inés Temple. Madre, empresaria, líder, visionaria. Tantos sustantivos para intentar definir a Inés Temple. Una mujer de éxito que demuestra que lo peruanos sí podemos hacer las cosas muy bien

Emprendedora Inés Temple. Madre, empresaria, líder, visionaria. Tantos sustantivos para intentar definir a Inés Temple. Una mujer de éxito que demuestra que lo peruanos sí podemos hacer las cosas muy bien.

Luis Arriola.

A sus 48 años, Inés Temple es la "mujer maravilla" del mundo ejecutivo peruano. Por su trabajo, se ha ganado el respeto y la admiración de los hombres y mujeres de negocios. Ella es la presidenta ejecutiva de DBM Perú y DBM Chile y desde su fundación, en 1993, trabaja con 500 empresas, tanto multinacionales como nacionales.

A lo largo de estos años, ha asesorado a más de 2,800 ejecutivos y 26 mil asistentes, técnicos y operarios en procesos de reubicación laboral. También ha sido Presidente de OWIT Perú, Organización Internacional de Mujeres de Empresa.

Y en su oficina de Camino Real, sus títulos académicos descansan en una pared: Administración de Negocios de la Universidad de Nueva York y Programa de Alta Dirección de la Universidad de Piura, entre otros.

Sin embargo, no todo en la vida de Inés Temple han sido victorias. Su historia de éxito nació de una crisis, cuando vivía en Estados Unidos y su esposo fue despedido sin aviso. Tuvieron que regresar con sus tres hijos a Perú para empezar de nuevo y en una revista de marketing descubrió un artículo que trataba sobre el outplacement.

"Que básicamente son programas que brindan apoyo y técnicas de empleabilidad, de parte de la empresa a los trabajadores que va a despedir", explica ella.

Como la idea del artículo rondaba en sus pensamientos, decidió tomar un riesgo pero basada en sus conocimientos. Levantó el auricular y llamó a la empresa DBM Washington dedicada al outplacement para ofrecer sus servicios. Tenía mucho miedo porque se sentía desactualizada... pero lo venció.

"Me tomó un año convencerlos de que yo era la persona que podía representarlos en Perú. Les envié por fax planes de negocio y propuestas. Al final ganó mi persistencia. Estaba convencida que con estos programas podía ayudar a mucha gente que vivía lo que yo había vivido", revela.

Secreto del éxito

La blanca sonrisa de Inés Temple divide su bello rostro ovalado y su cabellera desciende por sus hombros. Sus ojos, con largas y curvas pestañas, se abren un poco más cuando revela su filosofía: debemos ser empresarios de nuestras carreras y superarlas hasta hacerlas competitivas y rentables.

Una frase de Henry Thoreau resume su visión de ejecutiva : El secreto de la vida no está en encontrarse uno mismo, está en crearse uno mismo.

"Me gusta la idea de tener un plan y trabajar duro para conseguirlo y ser, finalmente, lo que uno se ha propuesto. Eso de alguna manera rompe con los condicionamientos que no podemos y situaciones de victimización y desventaja", afirma.

–¿La mujer ejecutiva peruana es bien vista?

–Ser mujer en Perú es una ventaja competitiva porque tenemos buena reputación: trabajadores, dedicadas, correctas, éticas y muy responsables.

–¿Alguna vez sentiste prejuicio laboral por ser mujer?

–Prejuicios hay a todo nivel. Me ha pasado alguna vez, pero cuando a uno le gusta su trabajo y lo hace bien puede rápidamente sobreponer esa primera impresión.

–¿Has sentido acoso laboral por tu belleza?

–Nunca. En el mundo profesional moderno no es aceptado y las empresas lo penalizan.

Lecciones de familia

La frase de Thoreau que tanto le gusta a Inés, la puso en práctica durante el accidente automovilístico que tuvo en el 2001, cuando unos borrachos estrellaron su carro en el de ella y se le rompieron 11 huesos y estuvo 3 horas atrapada, con el motor sobre sus piernas.

Era tanto el dolor, que en un momento pensó en dejarse ir y mientras los bomberos luchaban para sacarla del amasijo de fierros se le acercó un desconocido para hacer un análisis de su situación.

Inés lo miró con cara desconcertada y escuchó: tu carro tiene seguro y lo puedes recuperar, tus piernas están rotas pero tu rostro no tenía un rasguño y lo mejor de todo es que tu hija –Lorena– está viva. Sólo así, Inés volvió a tener ganas de vivir, a crearse a sí misma.

–¿Crees en Dios?

–Tengo mi gerente -dice, y señala hacía arriba-. Dios me ayuda un montón. Mi mamá es super creyente de la Virgen del Carmen

Inés es madre y padre de sus tres hijos: Diego, Jimena y Lorena.

Ella enviudó en 1997 y para sacar adelante a su familia ha contado con el apoyo de su mamá y una tía, quienes la ayudaban con las tareas de los menores cuando debía salir de viaje laboral. Sólo así sentía la tranquilidad suficiente para trabajar duro.

"Es bueno saber qué tienes que hacer para llegar a tus metas, qué precio debes pagar, qué costo personal. Ya sea para acabar la maestría o para recibir un aumento de sueldo. Es como construir una casa. No se puede hacer sin planos, cuánto te va a costar, en qué tiempo la terminarás", precisa.

–¿Eres perfeccionista?

–Sí. Yo doy lo mejor de mí y exijo el máximo. Aunque a veces no me sale lo intento.

Proyecto de libro

Inés lee de todo un poco: novelas y libros de auto ayuda. Acaba de leer la novela: Inés del alma mía, de Isabel Allende y le fascinó. "Mi mamá me puso Inés por ella. Su historia es espectacular. Ahora estoy pensado en escribir un libro sobre mi experiencia", dice, y cruza sus piernas.

–¿Crees lo que afirma Paulo Coelho: "Cuando uno quiere sinceramente algo, el universo confabula para obtenerlo"?

–Cuando uno se propone algo lo logra. En el mundo del trabajo todos estamos acostumbrados a que nos pongan metas y las cumplimos. Y si lo hacemos para el trabajo, ¿por qué no para nosotros mismos? Pero antes hay que mirarse dentro para ser leal consigo mismo, para saber lo que de verdad queremos.

Méritos

CARGO. Inés Temple es Presidenta Ejecutiva de DBM Perú y DBM Chile, desde 1993 y 1996 respectivamente. Es vicepresidenta de la OWIT Perú, Organización Internacional de Mujeres de Empresa en su capítulo peruano.

ESTUDIOS. Administradora de Empresas graduada por el New York University, graduada del Programa de Alta Dirección de la Universidad de Piura. Ha seguido cursos de liderazgo en Harvard.

PREMIO. Recibió "Professional Excellence Awarde de DBM Inc." (94), y "DBM Outstanding Service Awarde" por liderar la mejor oficina DBM en 50 países.


Sobre aquello llamado éxito

Inés Temple recomienda que lo básico es investigar qué ofrece el mercado laboral. Una visión estratégica porque las cosas no se la regalan a nadie, hay que ganárselas. Estar en el Perú no es una excusa para no dar lo mejor de uno.

Hay que saber qué podemos aportar al mercado, quién puede necesitar estos servicios, hay que investigar las empresas por internet y hacer un CV vendedor donde se ponga los logros profesionales. Uno debe preocuparse de ser bueno y también de parecerlo.

Si bien en Perú hay discriminación laboral por edad, eso no justifica que uno se abandone. Hay profesionales con maestrías en Harvard, que se demoran ocho meses en conseguir trabajo.

Cuando se pierde el trabajo los clásicos errores son: irse de viaje para eludir la realidad, gastarse la plata, comprar terrenos adicionales, pedirle a los amigos que lo contraten, hablar mal del ex jefe porque se asume como resentido, meterse a hacer negocios sin conocer el mercado. Buscar trabajo es un trabajo en sí mismo.

Te puede interesar

CONTINÚA
LEYENDO