El gran capitán

La búsqueda de su nombre en Google arroja más de doce mil resultados. Y no es para menos, Jaime Yzaga Tori, estrella del tenis peruano en el pasado y hoy capitán del equipo que jugará la Copa Davis, marcó un hito en nuestra historia: ha sido el único peruano en estar en el top 20 del ranking ATP.

Por primera vez en la historia del tenis peruano estamos en el Grupo Mundial de la Copa Davis, es decir entre los 16 mejores equipos del planeta. Jaime Yzaga, nuestra máxima figura del deporte blanco, es el capitán de nuestro equipo. DOMINGO lo buscó para conversar sobre su trayectoria y hasta lo acompañamos a entrenar en la cancha donde todo está casi listo para enfrentarnos al poderoso equipo español.

Por María Paz de la Cruz
Foto: Melissa Merino

La búsqueda de su nombre en Google arroja más de doce mil resultados. Y no es para menos, Jaime Yzaga Tori, estrella del tenis peruano en el pasado y hoy capitán del equipo que jugará la Copa Davis, marcó un hito en nuestra historia: ha sido el único peruano en estar en el top 20 del ranking ATP. Por estos días, a puertas de enfrentar a España en la primera eliminatoria del Grupo Mundial de la Davis, es un hombre ocupado que debe dividir su tiempo entre su faceta de empresario y su papel de estratega del equipo nacional. Casi no tiene tiempo libre.

Jaime entrena con sus dirigidos –no siempre están todos– en la cancha que se está terminando en el Jockey Club del Perú para el encuentro con el equipo español. Ellos vendrían con Rafael Nadal, el número dos del mundo, y con David Ferrer, el número 4. Es decir, somos locales pero esa es nuestra única ventaja. "Sabemos que están mejor ubicados en el ranking, pero hay que entrar a la cancha con mentalidad ganadora", dice. Cuando era jugador Jaime hacía gala de técnica, pero también de mucha garra. Eso es lo que ahora intenta transmitir.


"QUIERO SER TENISTA"

Su historia en las canchas empezó con apenas cinco años, cuando a duras penas podía mantener firme la raqueta entre sus dedos. Jugaba tres veces por semana en el Lawn Tennis. A los once años empezó a entrenar de forma más profesional: "Tenía un preparador físico que iba a mi casa a las seis de la mañana y se quedaba conmigo hasta las siete. Luego me iba al colegio, salía de clases, almorzaba y a las cuatro me iba a entrenar hasta las seis.

A las siete llegaba a mi casa, comía, veía televisión hasta las nueve y me iba a dormir exhausto", recuerda Jaime. Entonces, como ahora, tampoco le alcanzaba el tiempo.

A los 15 años el imberbe Jaime ya sabía lo que quería. Entre sus planes no figuraba la universidad. Él quería ser ‘tenista profesional’. Durante una conversación con su padre le comunicó su decisión y él lo apoyó. Así que empacó sus maletas y viajó a Estados Unidos para seguir su sueño. Entrenó en una academia de tenis con figuras conocidas de este deporte, como el ecuatoriano Andrés Gómez. Con él compartía a Colon Núñez como entrenador. Ahí su mejoría se dio a pasos agigantados y ahí nomás, al año siguiente saltó al verdadero tenis profesional.


LOS AÑOS DORADOS

Con 17 años, la carrera del joven Yzaga ya se vislumbraba promisoria. El año 1985 saltó al primer plano del tenis mundial al consagrarse campeón junior en el Roland Garros (Francia) y campeón en dobles de Wimbledon (Inglaterra). A partir de ahí fue ganando terreno en el ranking ATP, alcanzando su mejor posición en 1989: el puesto 18 del mundo, lugar que volvió a ocupar en 1994. Durante varios años de su carrera se mantuvo como el tenista mejor rankeado de Latinoamérica.

Uno de sus partidos más memorables, sin duda, fue aquel que le ganó a Pete Sampras en el US Open de1994, cuando este era el número 1 del circuito ATP: "Fue un partido largo pero bonito porque lo jugué en un Grand Slam de Nueva York, el torneo más importante. Enfrentarse al número uno del mundo y en la cancha principal es una experiencia inigualable, creo que cualquier jugador de tenis quiere estar en esa situación. Yo estaba seguro de que podía ganar y durante el partido se fueron dando situaciones que me indicaban que estaba en mi día", cuenta el deportista.

En 1995, con 28 años, Jaime Yzaga se retiró del tenis y regresó a vivir a Lima: "Mientras uno está ahí le cuesta mucho, pero cuando no estás quieres regresar. Fue una decisión que tomé siendo joven y pensando que era la mejor. Pero cuando lo miro de afuera y con más años, pienso que quizá podría haber jugado un poco más de tiempo". Al dejar su carrera empezó un negocio de representación de máquinas de ejercicios y equipamiento deportivo que todavía mantiene. Además es dueño de la cadena de gimnasios Sport Life. Tanto en su trayectoria de deportista como en la de empresario la suerte ha estado siempre de su lado.


CAPITÁN DE EQUIPO

Mientras Jaime todavía era jugador de tenis participó dos veces en las eliminatorias por el acceso al Grupo Mundial, pero perdimos. En 1989 Perú perdió en el quinto punto con Australia y en 1994 caímos ante Dinamarca: "Cuando era jugador me puse como objetivo principal de mi carrera clasificar al Grupo Mundial, lamentablemente no lo pudimos lograr. Regresar trece años después como capitán es haber dado un gran paso. La vida me dio la revancha y me permitió estar en el Grupo Mundial. El cargo que ahora tengo es muy gratificante".

El capitán de un equipo de tenis no es un jugador, como en otros deportes, es el que está a cargo del equipo. Jaime, capitán desde el 2004, decide quién juega y además cumple un rol de entrenador en los días previos al torneo. Con la autoridad que le merece su cargo define, en líneas generales, al tenista peruano: "La talla es importante y los peruanos no son muy altos en comparación con los demás. Lo bueno del jugador peruano es que juega por toda la cancha, la conoce y maneja diferentes tipos de golpe. Nada espectacular, pero un poquito de todo".

El 8, 9 y 10 de febrero nos enfrentaremos, en horarios vespertinos, al equipo español por la Copa Davis en el Jockey Club del Perú. Nuestro paso a la segunda ronda de las eliminatorias está en manos de Luis Horna (61 ATP), Iván Miranda (349 ATP), Matías Silva (755 ATP) y el juvenil Mauricio Echazú (989 ATP). "Todo el mundo sabe que España es una potencia mundial en el tenis. Realmente es un súper equipo pero igual tenemos que entrar a la cancha pensando en que vamos a ganar. Jugamos uno contra uno, ambos con raquetas, las mismas pelotas y las mismas condiciones. Hay que sacar lo mejor de los jugadores para ganar. Yo no digo que vamos a ganar, pero es importante que entremos con esa mentalidad. Ahora estamos concentrados en eso", comenta Jaime. Tiene fe en sus muchachos y todos cerramos filas con él.


NADAL Y LA ‘ARMADA ESPAÑOLA’

Rafael Nadal, el número 2 del mundo, sería la principal atracción del equipo español que llegará al Perú en febrero próximo para jugar la primera ronda de la Copa Davis. Nadal tiene un juego demoledor en distintos tipos de cancha y sólo Roger Federer, el número 1 mundial, puede decir que tiene posibilidades de salir triunfante cuando ambos se enfrentan. De seguro vienen David Ferrer, el número 4 del mundo, Fernando Verdasco (28 ATP) y Feliciano López (37 ATP). Si comparamos con las posiciones de las raquetas peruanas en el ranking podríamos decir que estamos muertos antes de entrar a la cancha, pero eso en la Copa Davis, donde no se juega por una posición en el ranking mundial sino representando a sus países, nunca nada está dicho. Nadal ha ganado tres Roland Garros consecutivos y es prácticamente invencible en ese torneo. Por su parte, Ferrer ha Ganado cinco torneos ATP y siempre es animador en los torneos mundiales. Los dirige Emilio Sánchez Vicario.

Te puede interesar

CONTINÚA
LEYENDO