“Siempre vi cómo mi familia pasaba hambre. Ellos no accedieron a una educación. Mi mamá solo estudió hasta primaria. La carencia que ella tenía era mi motivación”, cuenta Kari Aymachoqque, de 20 años, quien hoy se ha convertido en la primera mujer con una carrera técnica profesional en su comunidad: el caserío Ccollpayocc. Una profesional que desde ya deja huella en el sector educativo y que merece un espacio en Apunte Educativo.

Desde muy pequeña, su madre Yolanda y su abuela Benedicta le aconsejaron que ser ama de casa no debía ser su única opción. Es así que, en ese lugar, donde viven apenas 12 familias, ubicado entre los campos y riachuelos del distrito de Challhuahuacho, a ocho horas de la ciudad de Abancay, en Apurímac, es donde diariamente Kari estudió para alcanzar una beca del Estado que le hiciera posible lograr sus sueños.

Puedes ver: BOOKTUBERS BUSCAN INCENTIVAR LA LECTURA EN REDES SOCIALES

Sus altas notas fueron las que le permitieron ser parte de Beca 18, a través del Programa Nacional de Becas y Crédito Educativo (Pronabec) para estudiar Soporte y Mantenimiento de Equipos de Computación en la sede de Abancay del Servicio Nacional de Adiestramiento en Trabajo Industrial (Senati). Hoy Kari se ha convertido en un ejemplo para sus hermanos menores y para otros jóvenes de su comunidad. “Hoy hay tres chicas que están postulando”, cuenta.

¿Su rutina para lograr una beca?

En el caserío Ccollpayocc no hay luz, tampoco llega la señal de ningún operador, por lo tanto, tampoco internet. Por ello, Kari debió realizar diariamente un viaje de una hora y media para llegar a la carretera que le permitía encontrar un bus hacia el distrito de Challhuahuacho donde podía estudiar, imprimir trabajos y luego llevarlos a su casa para continuar estudiando. Esa fue su rutina para alcanzar la beca.

Ahora Kari tiene como meta principal el promover el turismo en su comunidad. Y ello lo logrará a través del diseño de páginas web. Hoy ultima detalles para la creación de su empresa.

Lee también: ¿Conoces los resultados del último ranking de institutos técnicos del Perú?

Mientras, se prepara también para postular a la Municipalidad de Challhuahuacho donde planea demostrar sus capacidades tecnológicas y, por qué no, proponer al alcalde que apueste por la educación. "Ya no estamos con eso de que la mujeres se quedan a atender a los hijos.

También podemos tener estudios superiores. Quisiera que Challhuahuacho sea una cuna de profesionales", manifiesta. Y como dice Yolanda, su madre y su motivación, “todo lo que Kari se propone, lo logra”.