Según el informe anual del Global Entrepreneurship Monitor (GEM), Perú ocupa los primeros lugares en cuanto a la Tasa de Emprendimiento Temprano en Latinoamérica. No obstante, también ostenta ser uno de los países con mayor tasa de mortandad empresarial en la región para empresas o emprendimientos que no superan los 3 tres años de vida.

Los padres de familia tienen que apoyar a sus hijos fomentando una actitud emprendedora que les permita afrontar de mejor manera los retos de la vida para aquellos que opten por iniciar un negocio propio. Apunte Educativo brinda 4 claves para fomentar un ADN emprendedor un los niños.

1.- Reconoce sus talentos:

Es indispensable que un niño tenga confianza en sus propias cualidades y reconozca los frutos de sus propias competencias. Además, es importante inculcar primero valores como la integridad, persistencia y bondad, para que pueda asimilar sus logros concretos.

Puedes ver: ¡ATENCIÓN PADRES! MOTIVA A TU HIJO A QUE ESTUDIE EN VACACIONES

2.- Enséñale a planificar:

Que los más pequeños sepan lo que es planificar sus quehaceres de manera innovadora y divertida. Los padres de familia junto a sus hijos pueden trazar una meta como la compra de un juguete, con la finalidad que surja una lluvia de ideas sobre las diversas maneras de ahorrar y luego establecer un plan semanal.

3.- Fomenta la resiliencia:

La resiliencia es la capacidad que le permite al ser humano mantenerse a flote frente a las adversidades, superarlas y fortalecerse a partir de ellas. Para un niño, no poder alcanzar algo sobre la mesa puede ser fuente de gran frustración. Es ahí donde es bueno que entres y conviertas ese “gran problema” en algo que se puede resolver. Muéstrale con tu actitud que no hay que concentrarse en la angustia sino en la solución. Es bueno evaluar las soluciones a los problemas.

También lee: PADRES E HIJOS: EL ROL QUE DEBEN CUMPLIR EN LA FAMILIA

4.- El juego en equipo:

Un buen emprendedor tiene claro que no puede lograr sus metas solo. Necesitará de la ayuda de otras personas para alcanzar sus objetivos. Por ello es importante que, desde niños, se fomente en las personas la capacidad de establecer relaciones duraderas basadas en la confianza. Que aprenda a ayudar a los demás, que busque ser colaborativo y atento con las personas y, así, la amistad será una consecuencia de esa actitud familiar.