Ningún tipo de acoso es un juego, ni se puede justificar sólo porque lo hace un niño, el acoso es una forma de abuso, que constituye una violación grave a los derechos, ya que degrada la dignidad del afectado, ya que también puede verse expuesto a abusos físicos que dañan su salud física, pero también su salud mental, ya que deja secuelas difíciles de superar.

el acoso escolar es una realidad que causa daños psicológicos irreparables

Es importante que los padres concientisen a sus hijos desde pequeños, que les hagan entender y tengan como premisa fundamental, que nadie puede ni tiene derecho a lastimarlos. Los niños deben saber y tener la confianza de poder comentar cualquier situación a sus progenitores, por esa razón, tener una comunicación constante con el pequeño permitirá saber si está pasando por alguna dificultad

Puedes ver: ETAPA ESCOLAR: ¿CÓMO HACER FRENTE A LOS BERRINCHES O RABIETAS?

Ser víctima de bullying trae consecuencias graves en el aspecto psicológico, ya que crea inseguridad, miedo, rechazo, su personalidad se ve afectada, se vuelve menos sociable, su rendimiento escolar disminuye. Es importante que, como personas responsables con el menor, sean los primeros en notar las señales de alerta que muestran los menores:

Cambios en la conducta

Muchas veces los niños manifiestan su deseo de ya no ir al colegio, se muestra cansado, o constantemente busca excusas para no asistir, espera que todos los niños salgan del colegio para poder salir recién, camina agachado o triste, en casa habla poco o nada de su día, ante estas situaciones se puede empezar a sospechar que algo está sucediendo.

Puedes ver: ¿CÓMO DEBE DE SER UNA LONCHERA SALUDABLE?

Cambios en la personalidad:

Los padres conocen a sus hijos, pueden notar cuando hay algún cambio en su comportamiento, si de pronto tienen cambios de humor inesperados, enojo, tristeza, frustración, pero no explica el porqué, cuando empiezan a evadir algunas preguntas sobre el colegio, sin ninguna razón se muestran ansiosos o nerviosos, Cuidado.

Muchas veces los niños callan y guardan su padecimiento

Rendimiento académico:

El cambio en sus notas y en su desempeño escolar puede verse dañado, ya que el niño no tendrá ánimo, ni ganas de esforzarse ni de estudiar, por lo que las calificaciones, porque la situación por la que pasa no le permite lograr que se concentre al 100% en sus deberes. Por otro lado, sus útiles escolares pueden llegar rotos, dañados o sucios, y puede anunciar que se le perdieron algunas cosas, cuando en realidad no fue así.

Puedes ver: ¡ATENCIÓN PADRES! ESTAS SON ALGUNAS EXPRESIONES QUE NO DEBEN ESCUCHAR LOS NIÑOS

Socialización:

No quiere asistir a actividades deportivas y otros eventos organizados en el colegio, se encuentra permanentemente solo, no quiere salir a jugar afuera de la casa y en el recreo se queda del aula, no quiere asistir a cumpleaños.

Notar los cambios en el comportamiento, es una señal clara de que posiblemente el menor es víctima de acoso escolar

Se aconseja que los padres estén siempre atentos con sus niños, para que puedan notar algunos cambios, así podrán notar actitudes que no son usuales, que se comuniquen con ellos, brindarles confianza, cariño, tener mucha paciencia y escucharlos, demostrar que siempre tienen tiempo para ellos, de este modo, conocerán si su hijo está enfrentando acoso escolar.