Especialistas de nutrición de la Sociedad Nacional de Pesquería (SNP) y Food Forever, señalaron que los nutrientes de alta calidad y valor biológico que posee el pescado azul, lo convierte en uno de los cinco alimentos clave que debe consumir todo estudiante y deportista de alta competencia para mejorar su desempeño y rendimiento. Un alimento clave para llevar una vida saludable.

Los especialistas, explicaron que en el ámbito deportivo tiene requerimientos nutricionales específicos, y todas se benefician de los nutrientes del pescado; pues ayudan a formar masa muscular ya sea en la etapa de pre temporada, competencia o post competencia.

LEE TAMBIÉN El reto de los jóvenes: estudiar y trabajar

“Consumir pescados azules tres veces a la semana, en una porción de 120 a 150 gramos, contribuye en gran medida con los requerimientos nutricionales”, detallaron.

De otro lado, sostuvo que un beneficio adicional del pescado para los deportistas es la prevención y recuperación de lesiones pues gracias al Omega 3, las membranas celulares de todo el cuerpo –en especial de los músculos- se fortalecen y se vuelven más resistentes a la oxidación que se produce durante las prácticas deportivas. Y aquí hay que tener en cuenta que también en el ámbito académico el deporte va muy de la mano, sobre todo en las actividades extracurriculares.

PUEDES VER ¿Cómo pagar tu maestría? Opciones para financiar tus estudios de posgrado

“El pescado también tiene una acción antiinflamatoria, lo que contribuye a aliviar las lesiones en los deportistas”, anotó.

POTENCIA RENDIMIENTO ACADÉMICO

Los expertos, recordaron también que para que los adolescentes potencien su desarrollo cerebral y mejoraren su rendimiento académico, es indispensable que consuman alimentos ricos en DHA, una grasa Omega 3 que se encuentra principalmente en los pescados azules.

“Un estudio realizado por investigadores de los Países Bajos sostienen que el consumo frecuente de alimentos que aportan DHA en la etapa de la adolescencia contribuye a enriquecer la corteza prefrontal del cerebro, un área que se desarrolla en promedio hasta los 20 años de edad y donde se forma la base de las funciones cognitivas”, explicaron.