Argentina retira Dragon Ball Super por contener escenas de abuso y sometimiento

La denuncia apuntó contra hechos de violencia simbólica en el anime japonés ante la Defensoría del Público.

El maestro Roshi, quien protagoniza las escena donde se registran hechos de abuso sexual. Foto: Télam
El maestro Roshi, quien protagoniza las escena donde se registran hechos de abuso sexual. Foto: Télam
La República

El Ministerio de las Mujeres, Políticas de Género y Diversidad Sexual de la provincia de Buenos Aires, Argentina, presentó una denuncia, sobre un episodio de Dragon Ball Super en Cartoon Network, contra el anime por una escena donde el personaje del maestro Roshi reproducía el ejercicio de una situación de violencia sexual por parte de un adulto mayor hacia otro personaje menor, en un contexto de aceptación social donde se naturaliza este tipo de ataques.

La defensoría pública analizó y afirmó los hechos al argumentar que “contiene escenas de abuso y sometimiento por parte de un adulto mayor hacia una adolescente” y expone “cómo la negativa de la joven es desoída por el maestro” naturalizando así el abuso sexual.

Estas representaciones transmitidas en la pantalla de un canal que se ubica como la primera señal infantil de cable y alcanza a las y los niños de entre 4 a 11 años con cable, según IBOPE Media Argentina, crea un escenario que las y los expone a la violencia simbólica, según detalla Infobae.

Cabe resaltar que a pesar de que por ahora el anime en cuestión no tiene fecha de regreso para Cartoon Network en Argentina, si este volviera a la pantalla sería con una revisión inmediata de todo el contenido y, consecuentemente, la edición necesaria para eliminar todo contenido similar al expuesto, pues los comportamientos del personaje son aún peores en la serie original.

Pero no es la primera vez que un país retira alguna temporada de Dragon Ball de la televisión. En Valencia, España, también se le dio la negativa a este anime para que continúe en las pantallas. Ante lo ocurrido, Cartoon Network procedería a editar estas y otras escenas que fomenten esta grave problemática, e incluso podría retirar a Dragon Ball Super de su catálogo.