Dragon Ball: Toriyama reveló que el cabello del saiyajin sí crece

Cine y Series LR

LRTendencias

13 Ene 2021 | 23:46 h
Un famoso dato del anime no fue aprobado por el creador de la obra. Foto: composición / Toei animation
Un famoso dato del anime no fue aprobado por el creador de la obra. Foto: composición / Toei animation

Los fans fueron engañados por más de veinte años. Toriyama revelo la verdad sobre el crecimiento del pelo tomando como ejemplo a Raditz, el hermano de Goku.

Así como todos los saiyajin, Goku se ha caracterizado por mantener el mismo peinado a través de los años. En Dragon Ball Z, Vegeta explica que se trata de un rasgo distintivo de su raza, pero que no aplica igual con los híbridos como Gohan, Goten y Trunks.

“Solo los saiyajin puros como nosotros no presentamos cambios en el cabello desde que nacimos”, señaló el orgulloso príncipe para el asombro de Goku y Bulma. Hasta la fecha, esto fue tomado como un dato oficial del anime, pero una vieja declaración de Akira Toriyama lo cambió todo.

Lazy loaded component

Una reciente traducción de un comentario del mangaka en la revista Dragon Ball: el manga legendario reveló que no tenía previsto la futura existencia de los saiyajin y tuvo que improvisar sobre la marcha. De este modo, dejó en claro la verdadera razón del cabello negro y que sí crece.

“Para todos los propósitos prácticos, Raditz tenía el pelo negro simplemente porque era el hermano de Goku. En un momento de la historia, Vegeta dice que el cabello de los saiyajin nunca crece. Aunque, al mirar al pariente, cualquiera podría decir que sí. Entonces, digamos que la melena y barba de su raza crecen más lentamente en comparación con los terrícolas”, expresó Toriyama anteriormente.

Como se recuerda, la etapa en la que Toriyama escribió Dragon Ball estuvo llena de estrés, ya que debía entregar un capítulo por semana. El manga apenas iba por delante del anime y la creciente popularidad de su obra no le daba tregua. Por esta razón, solo se concentraba en escribir el capítulo correspondiente sin pensar en el resto de la historia a largo plazo.