Death Note: 5 gestos que demuestran que Ryuk era un buen Shinigami

Existen muchos cuestionamientos sobre el personaje, pero algo que nunca pueden poner en duda es que siempre estuvo ahí para Light.

Death Note anime en Netflix
Death Note anime en Netflix
Cine y Series LR

Death Note es uno de los mejores animes que hemos podido ver en los últimos años. Además, se encuentra disponible en Netflix. Un thriller psicológico creado por Tsugumi Oba que enfrenta a sus personajes en un juego estratégico donde deberán decidir sobre la vida del otro.

La relación que existe entre Light Yagami, el protagonista, y Ryuk se construye en torno a la Death Note que este último le entregó a su humano por mera diversión. A pesar de ello, hubieron varias ocasiones en las que el ‘Dios de la muerte’ mostró ser un verdadero amigo para Light. En ese sentido, te mostramos cinco gestos que tuvo el shinigami que lo demuestran.

PUEDES VER: Élite: ¿Qué sucederá con la relación de Omar y Ander en la cuarta temporada?

Se ofrece a jugar con él

En un momento en que Light llega a su casa después de la escuela, Ryuk lo espera en la puerta y le cuenta que no hay nadie, por lo que le pregunta si le gustaría jugar con él o hacer algo divertido juntos. Ya conocemos la personalidad de Light. Él lo ignoró completamente para atender sus asuntos.

Lo elogia constantemente

Ryuk se encargó durante toda la serie de elogiar la inteligencia de Light al verlo actuar ante 'L', la policía japonesa, el FBI y la Interpol. El shinigami parecía pasarla muy bien cuando alguien le plantaba un reto serio a su amigo humano o lo hacía pasar por dificultades, pero siempre alababa su forma de salir del problema.

Lazy loaded component

Lo ayudó cuando estuvo en problemas

En toda la historia, Ryuk es el único personaje que ayuda a Light consciente de lo que está haciendo, sin necesidad de ser engañado o sin obtener un beneficio a cambio —Rem lo ayudaba para que el chico salvara y protegiera a Misa—.

Escuchaba siempre a Light

El shinigami sabía que Light era una persona diferente y, por ello, siempre tenía interés en lo que tenía que decir. Con él, Yagami pudo desahogarse, hablar de sus teorías y planes, sin estar pendiente de que alguien pudiera atraparlo.

Le agradaba sinceramente

Esto fue importante porque Yagami solía ser arrogante en ocasiones. Incluso podía inflar su ego diciendo que su capacidad intelectual fue capaz de conquistar hasta un ‘Dios de la muerte’.